Los candidatos a la Casa Blanca, Barack Obama y John McCain, pisan a fondo el acelerador a horas de estas históricas elecciones, con maratónicos viajes para marcar presencia en estados que definirán cuál de los dos será el próximo presidente de Estados Unidos.

De los dos postulantes, McCain, segundo en los sondeos, es quien hace el mayor esfuerzo para intentar convencer a propios y ajenos de que es el mejor hombre para el cargo: a los primeros para incitarlos a votar, y a los segundos para que se decidan por su mayor experiencia política para conducir el país.

Ciudades en Florida, Pensilvania, Nuevo México, Nevada, Tennesee y Arizona, el estado al que representa en el Senado, son los destinos del legislador de 72 años que busca por segunda vez la Presidencia.

Mejor en las encuestas, con una diferencia promedio que se ubica en 6,9 puntos porcentuales sobre su rival republicano, Obama, el senador demócrata por Illinois, de 47 años, tenía previstas ’sólo’ tres escalas, en Florida, Carolina del Norte, y Virginia.

"Soy estadounidense y elijo luchar. No pierdan la esperanza, sean fuertes, tengan coraje y peleen", exhortó McCain en su primer acto del día ante unas 500 personas reunidas en Tampa. "Levántense, levántense y peleen. Vale la pena luchar por Estados Unidos, nada es inevitable. Vayamos a ganar esta elección", expresó.

Obama, quien busca ser el primer negro en presidir Estados Unidos, atacó por su parte a su rival señalando que "no entiende" la crisis económica por la que atraviesa el país. "John McCain simplemente no lo entiende. ¿Recuerdan lo que dijo cuando estuvo aquí en Jacksonville el 15 de septiembre?", preguntó Obama desde el memorial de veteranos de guerra de la ciudad, recordando que desde ese mismo sitio, su rival sostuvo que los fundamentos de la economía estaban "sólidos" el mismo día que la quiebra de un tradicional banco develó la crisis financiera.

El lunes por la tarde, Obama y su hermana, Maya Soetoro-Ng, anunciaron que su abuela, Madelyn Dunham, falleció de cáncer a la edad de 86 años. El candidato demócrata había ido a visitarla hace pocos días.

Obama, que se ha presentado como el hombre del "cambio" luego de ocho años de gobierno del impopular presidente George W. Bush, aventaja a McCain en todos los estados considerados clave en esta elección, con excepción de Carolina del Norte, que está empatado, según cifras del sitio especializado www.realclearpolitics.com. Sin embargo, la distancia se acorta en algunos distritos, de acuerdo con los últimos datos estadísticos difundidos este lunes.

Una encuesta de la Universidad de Quinnipiac (Connecticut), realizada entre el 27 de octubre y el 2 de noviembre y difundida a menos de 24 horas de la votación, señala que Obama cuenta con una intención de voto del 50% respecto al 43% de McCain en Ohio, y de 52% a 42% en Pensilvania. Ohio y Pensilvania son dos de los estados más afectados por la dura crisis económica que golpea a Estados Unidos, junto con Florida. Pero en Florida, el estado que definió la victoria de Bush en 2000 frente al demócrata Al Gore, su ventaja es de solo dos puntos, 47% a 45% sobre McCain.

Ningún candidato se convirtió en presidente de Estados Unidos desde 1960 sin ganar dos de esos tres estados, importantes por su peso dentro del Colegio Electoral de 538 representantes estatales que escoge efectivamente al presidente, en el que cada distrito tiene un número determinado de los llamados "grandes electores".

Favorecido por la dura crisis económica que afecta a Estados Unidos, Obama seguirá en campaña el mismo martes, y se prevé que haga una breve visita al reñido estado de Indiana, tras emitir su voto en Chicago, la ciudad donde reside. Luego de la campaña electoral más larga de la historia, Obama y McCain se someterán el martes al juicio de las urnas, en una jornada para la que se espera una afluencia récord de votantes que podría alcanzar los 130 millones de personas según expertos.

¿QUIÉN CREES QUE GANARÁ?

Opina y déjanos tu comentario