La escritora Lourdes Ortiz define al Don Juan de hoy como “descafeinado”. Frente al mito de hombre conquistador, aparecen los ligones de discoteca o los playboys de tercera. Y es que los tiempos han cambiado y han hecho que la caza pierda su sentido. Las chicas se dejan seducir sin problemas y ser ligón ya no tiene mérito.

LOS TIEMPOS CAMBIAN

ALFIE. Es un chófer de limusinas de Manhattan que aprovecha cualquier ocasión para disfrutar del asiento trasero con una dama (sin importar la edad). Para Lourdes Ortiz, el protagonista de “Alfie” (Jude Law) representa al Don Juan castigado. “En muchas creaciones del siglo XX, o las mujeres se vengan o bien Don Juan está cansado y harto de ligar. No se queda con ninguna porque, en el fondo, está huyendo y nada le satisface”.

SAMANTHA. Es la mujer más sexy y segura de sí misma de las protagonistas de “Sexo en Nueva York”. Samantha nunca vacila ante una nueva conquista y siempre está al acecho de los hombres guapos. Ella no se “engancha” con nadie ni busca el compromiso, pero a la escritora le parece rompedor que “al final de la serie encuentre el amor (que no buscaba) y no sea castigada ni considerada una ninfómana”.


¿DON JUAN O LIGÓN DE DISCOTECA?

FLAVIO BRATORE. No le aman por su belleza, pero él lo sabe y utiliza otro tipo de argumentos “contantes y sonantes” para seducir. Por su yate y su lecho han pasado mujeres como Naomi Campbell y Heidi Klum. Está a punto de casarse con una modelo italiana 30 años menor. Por lo menos, tienen el idioma en común.

COLIN FARRELL. Lleva el diminutivo de su ex mujer tatuado en los nudillos; para el resto del harén le faltan manos. Se le ha relacionado con Demi Moore, Britney Spears y Nicole Narain (chica Playboy). En Hollywood, algunas preferirían llevárselo a la cama que llevarse un Oscar.

JULIO IGLESIAS. Presumía de haberse acostado con más de 1.000 mujeres. Es señor y truhán a la vez, o lo que es lo mismo, un cazador que no se ha dejado cazar ni por Miranda, que le ha dado cinco hijos, pero sigue sin llevar anillo.