Carla Royo-Villanova

  • Tiene 37 años y es responsable de comunicación de Pedro del Hierro. Utiliza una motocicleta Piaggio Liberty de 125 cc.

"A los ocho años, mi padre me regaló una Bultaco Chispa de tres marchas de trial. Todavía la conservo, porque es muy buena y ahora la cogen mis hijos. A los 13 tuve una Fantic 200 con la que me escapaba a dar largos paseos. Y tras una preciosa Vespa primavera, ahora tengo una Vespa Liberty de 125 con la que recorro a diario Madrid, escapándome de los atascos. Pero lo que más me fascina es conducir por el campo. Me encanta alejarme sola y descubrir nuevas rutas. La sensación del aire fresco sobre mi rostro es maravillosa".

"Sin embargo, tengo que reconocer que la moto tiene muchos inconvenientes. Es muy peligrosa, porque los conductores no respetan a los motoristas. Todos los días me llevo algún pequeño susto. Otro gran riesgo son las obras. Y además de peligrosa, la moto es muy incómoda cuando llueve o hace frío. Cuando bajan las temperaturas, voy tan abrigada en la moto que parezco una cebolla. A pesar de todo, me considero una gran motera, porque además de utilizarla a diario; mi marido y yo aprovechamos el fin de semana para realizar excursiones".