¿Cómo nos afectan las enfermedades de transmisión sexual?

  • Las enfermedades de transmisión sexual son infecciones que se contagian por medio de las relaciones sexuales.

Puede haber enfermedades de transmisión sexual (ETS) que puedan contagiarse también por otros medios.

Por ejemplo, el sida se transmite también a través de la sangre. La mayoría se previenen con mecanismos de barrera, como el preservativo masculino o femenino; pero no está comprobado que todas se eviten así.

Lo que sí está demostrado es que no utilizarlo en caso de tener una ETS sí provoca contagio.

La incidencia de estas enfermedades depende de las edades, zonas, hábitos sexuales, etc. Actualmente existe un alto porcentaje de herpes genital, trichomonas, chlamydias, garnerellas y mycloplasma.

Las más peligrosas, aparte del sida, son: herpes genital, chlamydias y trichomonas, por presentar serotipos (variedades del mismo germen) que son capaces de desarrollar lesiones en el epitelio del cuello uterino que pueden transformarse en cáncer.

Si aparecen estas lesiones es obligatorio realizarse controles periódicos. Se pueden necesitar tratamientos costosos y molestos (no siempre con resultados) que, a veces, termina en una amputación de un tercio del cuello vaginal (no es grave) o incluso del útero.