Laia Sanz

  • Es piloto oficial de trial y sólo tiene 20 años. Compite con una Montesa Honda 4RT 250 cc.

“La primera vez que me subí a una moto tenía cuatro años. En mi casa, siempre ha habido, porque a mi padre y a mi hermano les apasionan. Pero fue en el 2000, tras ganar el Campeonato de España de trial en la modalidad de cadete, cuando me planteé dedicarme a este mundo. Desde entonces, las motos son mi vida. Sobre ella, suelo estar serena. Para mi, los triunfos son la recompensa a tanto esfuerzo. Mis siete títulos de campeona del mundo me llenan de orgullo".

"El momento más importante fue cuando logré el primer podio con los chicos en el mundial junior de trial. Fue inolvidable, sobre todo, porque al principio algunos pilotos no me consideraron una rival. Al final, les di una buena lección a todos. En cuanto a mis sueños, deseo progresar en el trial y quedar de nuevo entre los tres primeros del mundial de chicos. Y volver a ganar el campeonato mundial femenino".