¿Es aconsejable probar posturas nuevas?

  • Las diferentes posturas sexuales forman parte de la propia expresividad sexual. Lo importante es no plantearlas como una obligación o como un modo mecánico de relacionarse.

Por lo tanto, cuando éstas surgen espontáneamente como parte del juego erótico y de la fantasía sexual pueden ser una manera de profundizar y mejorar la realidad sexual de la pareja.

Las más placenteras para la mujer

La experiencia profesional nos enseña que el nivel de vivencia personal suele ser el más determinante. Es decir, lo que prima es la valoración sensitiva que la mujer tenga de lo que se está desarrollando en esa relación. Por lo tanto, para cada mujer será una postura distinta, según sus gustos y experiencias. Hay que alejarse de tópicos y dejarse llevar por las sensaciones.

Cómo acabar con la rutina

La propia palabra nos aventura la respuesta: la rutina es la repetición continuada de una misma conducta. Para evitar esta situación tenemos la posibilidad de desarrollar los juegos eróticos y la fantasía sexual. Además, está al alcance de todos fomentar una buena comunicación con la pareja. Tenerla ayuda a desinhibirse, a conocerse mejor. Lo que realmente ayuda es el hecho de tener una actitud abierta y relajada, que contribuirá a una mejora continua de las relaciones sexuales.