Congelar alimentos

  • Es la técnica perfecta para cocinar por anticipado y poder conservar tus platos durante meses sin que pierdan un ápice de sus propiedades.

Sin embargo, para conseguir que la congelación sea perfecta, recuerda que tienes que seguir una serie de pautas:

Siempre límpios. Antes de congelar cualquier alimento, hay que lavarlo. Las verduras hay que escaldarlas en agua muy caliente y, después, enfriarlas en agua helada. A continuación, se guardan en bolsas, envueltas en papel film o metidas en envases especiales. Se pueden conservar en perfectas condiciones para su consumo de 8 a 12 meses, a excepción de la coliflor, que tan sólo aguanta seis meses en un congelador de cuatro estrellas.

Frutas y verduras. Se pueden conservar en el congelador en puré, troceadas y en compota de 8 a 12 meses. El zumo hay que congelarlo recién exprimido para que conserve todas sus vitaminas.

Pescados y mariscos. Hay que limpiarlos y congelarlos los más frescos posible. El pescado blanco se mantiene bien durante seis meses y el azul, durante tres. En el caso del pulpo, se limpia y se congela.

Carnes. Las piezas enteras no deben superar los dos kilos de peso. Las chuletas se deden empaquetar en unidades de cuatro. Se mantienen en el congelador hasta seis meses.

Platos preparados. Hay que dejarlos sosos y se mantienen durante tres meses.