Receta: Entrantes de lujo, paso a paso (para 4 personas)

  • Comentarios

Ingredientes

Imprimir
  • 250 g de salmón fresco
  • 8 yemas de espárragos blancos
  • Un limón / Eneldo
  • Una endivia
  • 100 g de queso de roquefort
  • 4 cucharadas de nata líquida
  • 6 dátiles / Un calabacín grande
  • 250 g de besamel espesa
  • 8 langostinos cocidos y pelados
  • Aceite de oliva virgen

Instrucciones

Imprimir


Compra un trozo de la parte central del salmón. Pide que eliminen la piel y la espina central. Limpia en casa las espinas laterales. Envuelve los dos lomos juntos con papel film, y congélalos durante una hora. Bate el queso de roquefort con la nata líquida. Deshuesa los dátiles, pícalos en trocitos muy pequeños y añádelos a la crema de roquefort. Deshoja la endivia. Lava y seca bien cada hoja. Rellena cada una con la crema de roquefort y dátiles. Colócalas en la fuente de servir. Saca el salmón del congelador, quita el papel y, con un cuchillo muy afilado o con el cuchillo eléctrico, corta lonchitas muy finas y alargadas y colócalas extendidas en una fuente. Rocíalo todo con el zumo del limón y deja que se marine durante media hora. Sazona el salmón con sal por los dos lados y rocíalo con tres cucharadas de aceite de oliva virgen. Deja así 15 minutos más. Escurre las puntas de espárragos de su agua de conserva, envuélvelas con las lonchas de salmón y coloca los rollitos en la fuente de servir. Espolvoréalos con eneldo. Lava el calabacín muy bien y sécalo. Saca de la parte central, y a lo largo, ocho lonchas finas y córtalas por la mitad. En una sartén antiadherente vierte una cucharada de aceite y caliéntalo a fuego vivo. Ve haciendo a la plancha las lonchas de calabacín hasta que queden doradas, sazonándolas a medida que se vayan haciendo. Pon la mitad de ellas en una fuente y, encima, distribuye la besamel espesa, un langostino y cúbrelo con otra loncha de calabacín.

  • Compartir
  • Imprimir

Herramientas

  • Compartir
  • Imprimir