Admiten cualquier tipo de carne y los niños son sus mayores fans. Descubre nuevas combinaciones. Te proponemos tres recetas: hamburguesas de contramuslos de pollo, de pechuga de pavo o de ternera. Sorprende a todos en la mesa, ¡se chuparán los dedos!

FÁCILES Y DELICIOSAS

• Hazlas 100% caseras. Lo ideal es comprar carne limpia de grasa. Para ello, hay que tener en cuenta lo siguiente:
- No la adquieras ya picada. Dile a tu carnicero que te la pique al momento o, si tienes picadora en casa, hazlo tú misma.
- Dile también que retire todo el sebo y la grasa. Habitualmente, se pesa antes de partirla y de pasarla por la máquina.
- Esto se tendrá en cuenta con todo tipo de carne.

• Comida de niños. Es uno de los alimentos preferidos de los más pequeños. No se parece a un filete de carne al uso y se digieren mucho más fácilmente. Eso sí, deben estar perfectamente hechas por ambas caras.

• Se pueden servir acompañadas de todo tipo de alimentos, desde los socorridos tomates hasta pepinillos, lechuga, patatas fritas o asadas, etc. Además, también admiten muchos tipos de salsa: mostaza, ketchup, mayonesa o salsa barbacoa....

• Otra presentación. Además, con la misma carne con la que preparas las hamburguesas tradicionales también puedes elaborar filetes rusos. Solo tendrás que hacerlos un poco más finos y pasarlos posteriormente por harina y huevo batido. A continuación, fríelos en aceite muy caliente y sírvelos al momento. Para aportar un toque diferente, puedes añadirles una cucharada de brandy o de vino semiseco por cada medio kilo de carne. Serán mucho más jugosos y sabrosos.