Perejil

  • Es un ingrediente básico en la cocina mediterránea al igual que el ajo y no puede faltar en ninguna cocina.

Descripción:
Hierba de tallo fino, de olor fresco y sabor a limón suavemente mentolado.

Cómo se usa:
Lo ideal es usarlo fresco, pues en seco pierde casi todo su aroma. Según indique la receta, se espolvorean las hojas picadas (nunca los tallos) sobre guisos y salsas o se utilizan las ramas enteras como adorno.

Cómo se conserva:
Se debe comprar de forma regular (o pedir, pues en muchos puestos de frutas y verduras regalan un ramillete con la compra) y guardar en una bolsa de plástico en la nevera, en el compartimento de las verduras. Otra opción es congelar las hojas envueltas en papel de aluminio como si fuera una barra e ir cortando trozos de esta barra a medida que se necesitan.

Con qué platos combina:
Es, como el ajo, uno de los básicos de la cocina mediterránea. Sus usos más comunes incluyen salsas (verdes, mayonesas, aliolis), sofritos, frituras (añadir al pan rallado), guisos de carne y pescado, moluscos, mariscos a la plancha, ensaladas, y cualquier plato que incluya anchoas y aceitunas.

Otros usos:
Al perejil se le atribuyen ciertas propiedades farmacológicas y en la antigüedad se utilizaba como abortivo.