Aromático y jugoso, un delicioso placer para el paladar como base para recetas dulces o saladas. Te proponemos tres sencillas recetas con melocotones para darle un toque frutal a tus platos. Sorprende a los comensales con un deliciosa pechuga de pavo rellena y de postre una copa de crema con miel o un pudding con caramelo.¡No se podrán resistir!


•PARA SABER MÁS

• Los encuentras en el mercado desde últimos de junio hasta finales de septiembre. Los procedentes de Aragón son los más famosos.

Muy atractivos por su aspecto y también por su sabor, son dulces pero nada empalagosos. Aportan, además de sales minerales y azúcares, potasio y vitamina A y, en menor cantidad, B. Son laxantes, depurativos y diuréticos y sólo tienen 36 calorías por 100 g.

Además de consumirse frescos, en macedonia, helados y sorbetes, resultan un buen aliado de las carnes de cerdo, las brochetas de marisco y las ensaladas de arroz. Las mermeladas y confituras de melocotón son exquisitas. El licor casero de esta fruta es otra alternativa que no hay que olvidar. Ahora es el momento de prepararlo.

De la misma familia son las nectarinas, que tienen la piel brillante y sin pelusa, y una pulpa amarilla menos compacta. La fresquilla es de color rojo oscuro, su pulpa resulta más blanda y jugosa. O las paraguayas, más achatadas y menos compactas que el melocotón, pero más acuosas y con un sabor peculiar, pero igualmente sabroso. A la hora de comprarlas, es importante que todas ellas estén bien maduras.

• Los trozos de melocotón secos son los orejones, que se consumen sobre todo en Navidad, pero que son aptos para todo el año. Resultan muy indicados para los platos de caza, en los meses de otoño.