Un adobo o marinada con diferentes especias es la mejor manera de conseguir que tus recetas sepan más. Pruébalas.

Sin embargo, antes debes seguir una serie de recomendaciones y consejos que aquí te detallamos:

LOS ALIMENTOS QUE SE VAYAN a elaborar a la plancha, al vapor o fritos son los mejores para adobar o marinar. Si se guisan o se asan con otros ingredientes, absorberán el sabor de éstos. En el caso de la caza mayor, el adobo se hace para ablandar la carne.

LA SAL SE AÑADIRÁ cuando se vayan a cocinar los alimentos, a no ser que se indique lo contrario. Si se añade junto con el marinado, perderá sus jugos y, por lo tanto, también su sabor.

EL PESCADO BLANCO se puede adobar simplemente con ajo, perejil, cebollino y un poquito de zumo de naranja o limón. Deberás mantenerlo en esta mezcla durante una hora.

LOS PESCADOS AZULES PEQUEÑOS, como los boquerones y las sardinas, se limpian y se eliminan la cabeza y las vísceras. Un buen adobo para este tipo de pescados se hace machacando en el mortero dos dientes de ajo, cuatro granos de pimienta negra, una cucharadita de pimentón agridulce, una cucharada de zumo de limón y un poquito de agua. Después, debes mantenerlos en esta mezcla durante al menos una hora. Luego, sácalos del adobo y sazónalos con sal antes de proceder a freirlos.

PARA EL POLLO Y OTRAS AVES, haz una mezcla con orégano, tomillo, romero, perejil, ajo, pimienta negra, sal y aceite de oliva. Luego, unta el pollo por dentro y por fuera, envuélvelo en papel film y mételo en el frigorífico durante una hora.