Las uvas autóctonas más utilizadas

VARIEDADES BLANCAS 

• ALBARIÑO. De la costa atlántica de Galicia, crea caldos de tacto graso y sabor persistente.
• GODELLO. Cultivada en Orense. Su alto nivel de glicerol y su acidez dan un buen sabor agridulce.
• MOSCATEL. Con ella se elaboran vinos aromáticos, muy fragantes y frescos.
• PEDRO-XIMÉNEZ. Crece en Córdoba y Málaga y con ella se elaboran los vinos de Montilla-Moriles. Apropiada para los generosos secos y dulces.
• TREIXADURA. Semejante al albariño, pero menos glicérica y refinada. Es la tradicional del Ribeiro.
• VERDEJO. De Rueda, la franja del Duero y otras áreas de Castilla. Era la base de los vinos de solera. Hoy se usa para elaborar caldos más jóvenes, muy afrutados, de color amarillo verdoso.

VARIEDADES TINTAS

• BOBAL.
Típica de las zonas altas de Levante, de intenso color, gran acidez y poca gradación. Su aroma es fresco y genera buenos rosados.
• CARIÑENA. Predominante en los tintos catalanes y parte de las elaboraciones en Rioja y Aragón.
• GARNACHA. Variedad tinta más extendida en España. Su cuerpo, frutosidad y carnosidad la hacen complemento ideal para mezclas equilibradas.
• MENCÍA. Del noroeste de la Península, produce vinos afrutados con gran color y acidez.
• MONASTRELL.Característica del Levante (Jumilla, Yecla, Alicante y Almansa). Muy dulce, se usa tradicionalmente para caldos rancios o de postre.
• TEMPRANILLO.Uva noble española por excelencia. De gran finura y muy aromática, proporciona vinos de gran calidad y prolongado envejecimiento. Su sabor es muy afrutado.