Viaje al fin del mundo

En un remoto pueblo del norte de Suecia, Joel sueña con inmensos océanos y lejanos países; con experiencias que le inicien en la vida y le fortalezcan para afrontar su propio destino.

Pero sus muchas preguntas obtienen pocas respuestas; en la soledad, su única posibilidad es la imaginación. Tiene un sueño muy recurrente: en él busca, por las noches, a un perro que persigue una estrella.

Con este argumento Mankell construye, en El perro que corría hacia una estrella, uno de sus personajes más entrañables, Joel, al que recupera en las otras tres novelas de este volumen. Así, en Las sombras crecen al atardecer, el protagonista sale ileso de un accidente y decide hacer una buena acción. En El niño que dormía con nieve en la cama, su tercera aventura, Joel ha cumplido trece años y experimenta el cosquilleo del amor.

Viaje al fin del mundo es la cuarta y última entrega de la historia de Joel, en la que, finalmente, el muchacho abandonará su pueblo para emprender un viaje que lo conducirá hasta su madre, quien marchó siendo él todavía un bebé. Henning Mankell demuestra en estas cuatro novelas su profundo conocimiento de los dramas cotidianos de los jóvenes, además de reflejar con inteligencia esa poesía que les pertenece y jamás pierden.