De madres a hijas

No hay vínculo más fuerte que el existente entre madre e hija. Dulce o amargo, puede ser fuente de conflictos, duros reproches y desencuentros radicales, pero también de absoluta entrega y ternura. Lídia Guinart nos ayuda a tomar conciencia sobre el tipo de relación que tenemos con nuestra madre y a descubrir qué tipo de hijas somos.