No estamos loc@s

  • Cómo empezar un relato de una persona afectada de una enfermedad “invisible”, pero que día a día la padece y encima tiene que estar casi pidiendo perdón por estar enferma y que los demás la vean en apariencia perfecta, casi guapa y con una cara que irradia felicidad...

...qué triste es esta vida en la que sólo cuenta el cómo te ven las personas por fuera y por más que tú digas que no estás bien, que te duele todo y cuando dices todo..es todo tu cuerpo, que esta agotad@ sin apenas haber hecho nada, cuando hace poco te comías el Mundo, hacías tu casa, trabajabas...salías con amig@s...y tu cuerpo te respetaba, sin embargo, ahora con poco que hagas, es como un Mundo, como escalar una montaña..y encima tienes que escuchar de algunos medicos especialistas de la S.S y de Mutuas que en teoria tendrían que ser los que más te comprendieran, que lo unico que tienes que hacer es no darle a la cabeza, no estar deprimid@, ¿cómo estarían ellos si todos los días fueran iguales?, si todos los dias te doliera una parte o todo tu cuerpo y encima tuvieras que poner buena cara para que los demás no piensen que lo único que quieres es llamar la atencion y que todo lo que necasitas es hacer más cosas...¡que ironia!, qué mas quisiera yo que volver a ser la que era...

En fin esta carta sobre todo es un llamamiento no sólo a la sociedad sino y ante todo al colectivo MEDICO, para que de una vez por todas nos dejen de tomar por loc@s, hipocondriac@s, vag@s...y nos traten como a personas que tienen que soportar enl convivir con una enfermedad crónica, invalidante (segun la O.M.S), aunque aquí de invalidante, nada, y menos por la burocracia de la S.S.

Sólo me gustaría añadir que estaría bien que de una vez por todas empiecen a darse cuenta que somos seres humanos y que hoy me ha tocado a mi, pero mañana te puede tocar a ti y entonces ¿cuál sera tu pensamiento?...



Envíanos tu carta,columna o artículo a redaccion@hoymujer.com

Si quieres opinar sobre el tema planteado, entra en nuestro Club de Amigas