Maialen Chourraut: brava en el agua, mansa en tierra firme

  • No perdona la siesta y, a pesar de competir de manera individual en su kayak monoplaza, es una mujer de equipo. Les presentamos a Maialen Chourraut, la "Pocahontas de Guipúzcoa" que lleva 16 años subida a una canoa y ha dado su segunda medalla a España en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, en este caso un bronce en la categoría K-1.

Dormir. 12 horas por la noche. Una siesta de 20 minutos -lo que se aconseja-. Y, a veces, entre entrenamiento y entrenamiento, es capaz de echarse una cabezadita.

No es de estrañar que, todo el tiempo que no está subida en su kayak, Maialen Chourraut Yurramendi (Lasarte-Oria, 8 de marzo de 1983), se lo pase descansando. Y tampoco nos choca que se pusiera de mal humor con el control 'antidoping' al que la sometieron previo a los Juegos Olímpicos de Londres. 

"A las 7.20h de la mañana sonaba el timbre de casa. Control antidoping de sangre y orina (segundo control de orina de la semana).  En la vida me habían hecho un control 'antidoping' de sangre, y me lo tenían que hacer ayer, 2 horas y media antes de mi bajada de la última competición antes de los JJOO", contaba en su página web oficial.

"Entre una cosa y otra -continuaba-, una hora de preparación para la competición perdida, con el nerviosismo añadido del control. Me pincharon los dos brazos, ya que en el primero no consiguieron sacar sangre. Parece ser que el aparato no funcionaba… En fin, supongo que ya os imaginaréis, que no me hizo ni pizca de gracia este controlcillo justo el día de competición. Pienso que hay muchas formas de luchar contra el dopaje, y no creo que ésta sea la mejor manera… "


Solo ver la rabia con la que arrastra, a golpe de pala, su embarcación en las pruebas de slalom en aguas bravas, una se imagina cómo se le tiene que quedar el cuerpo. Tras ver cómo sus compañeros, los cachorros de la manada de la piragua, Ander Elosegui y Samuel Hernanz, se quedaban a las puertas de la medalla, la meta estaba más clara que nunca: el equipo tenía que regresar a España con una medalla bajo el brazo.

Maialen, una mujer tranquila

Independiente, sobre todo cuanto más cercana está la competición, Maialen lleva años esperando este momento. En Pekín no pudo pasar de la fase de clasificación. Hoy era el día en el que tenía que hacer el descenso más importante de su vida.

Así lo quiso compartir con sus seguidores en Twitter siete horas antes de disputar la semifinal:  "Egun on. Hoy es el día señalado de mi calendario. Tengo cuerpo de competi. Respiración profunda,manos sudorosas,mal humor y poco apetito".

Esto último llama sobremanera la atención si tenemos en cuenta que ella siempre se define como una "amante de la buena mesa". O lo que es lo mismo, una digna vecina del País Vasco.

Cercana y mujer de detalles

Pero ese mal humor que le provocan los nervios lógicos de disputar su primera final olímpica no está en el carácter natural de esta mujer de 29 años. Comparte cada competición y cada detalle de su día a día en su perfil de Twitter.

Sin ir más lejos, hace unos días acudía a votar a los candidatos para la Comisión de Atletas del COI y, a la salida, mostraba al mundo el magnífico paraguas plegable con el que le había obsequiado por este gesto.

También expresaba su preocupación antes de partir a tierras inglesas porque no les dejaban viajar con sus canoas. Para que se hagan una idea, para ella, su embarcación es una prolongación de su cuerpo, porque "el piragüismo es mi vida".

A lo largo de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, no ha parado de animar a sus compañeros. A pesar de competir en una embarcación monoplaza, es una mujer de equipo. Y como tal, no se cansa de agradecer a sus preparadores el buen momento de forma en el que ha llegado. 

Por eso comparte en la red los mejores momentos de su vida deportiva junto a ellos en la red. Durante la ceremonia de inauguración no dudó en enseñar al mundo las caras de las dos personas que más han sufrido con ella en este duro camino a la gloria: Xabier Etxaniz, Xabier Taberna y Anïs Bouchet.

El éxito de la doble personalidad

Amante de la lectura, de todo lo que tenga que ver con la informática y de los deportes en general, Chourraut es el claro ejemplo de que se puede tener un doble carácter: fiera como un tigre en el terreno profesional, mansa como un gatito cuando tiene que estar con los suyos.

Si antes de emprender el vuelo a Londres aseguraba que la medalla de oro era "un sueño" y, teniendo en cuenta que la cama es su rincón favorito de la casa, hoy podrá dormir a pierna suelta.

La kayakista española se ha hecho este jueves con la medalla de bronce en K-1, con la cual España suma su segundo metal tras la plata conquistada por la nadadora Mireia Belmonte en los 200 mariposa.

Chourraut, segunda del ranking mundial y con otro bronce en el Mundial de Bratislava en 2011, finalizó tercera tras la francesa Emilie Fer y la australiana Jessica Fox.

¡Bravo Maialen!