Juegos Olímpicos Londres. Mary Kom, una boxeadora que rompió todas las barreras a base de 'puñetazos'

  • La boxeadora de la India desafió a su padre, que no quería verla subida en el 'ring'. Hoy es una de las primeras medallistas en boxeo de unos Juegos Olímpicos.

"Pido disculpas por no haber conseguido el oro". Estas palabras salían de la boca de Mary Kom tras colgarse el bronce en boxeo en el peso mosca -menos de 51 kilos- en los Juegos Olímpicos de Londres.

Y si llaman la atención es por todo lo que ha tenido que luchar en la vida para poder llegar aquí. Desde que era pequeña le llamó la atención el deporte e iba a todos los lados corriendo. Pero, cuando el boxeador Dingko Singh, su gran ídolo, se convirtió en campeón de los Juegos Asiáticos, no pudo evitar hacerse con unos guantes y probar suerte.

Proveniente de una familia muy humilde de una de las regiones más pobres de la India, Manipur -zona anexionada al país en 1949, tras lograr la independencia de Gran Bretaña-, trabajaban en los arrozales para llevar el sustento a casa y no veían con buenos ojos que se dedicara al culto al cuerpo.

A escondidas -como sus entrenamientos y esas primeras peleas clandestinas en las que participó- se apuntó al Torneo de Manipur. Lo ganó y su foto salió en el periódico local. El enfado de su padre fue monumental y la retiró del 'ring'.

Sin emabrgo desafió a los deseos de su padre y siguió ganándose el respeto a puñetazo limpio. Lo qu más le preocupaba era no encontrar marido. Pensaba que, dedicándose a un deporte tan rudo como el boxeo, ningún hombre se fijaría en ella.

Se equivocaba. Hoy no solo está casada con su preparador, sino que además tiene gemelos y ha conseguido ser una de las primeras mujeres en tener una presea olímpica en boxeo, ya que esta modalidad en categoría femenina se ha disputado en Londres por primera vez en la historia.