Sigue siendo incansable, única y (aunque todas la imiten) inimitable. El próximo 24 de Noviembre, el Rebel Heart Tour llega a Barcelona: un gran espectáculo a la medida de un icono. 

Su último disco, 'Rebel Heart' (Universal Music) cosechó buenas críticas y ventas medianas. Pero Madonna no se arrugó por ello. Sus conciertos en directo son infalibles y con el 'Rebel Heart Tour', la cantante estadounidense no tiene la menor intención de decepcionar a los fans.

21 números cuidadosamente coreografiados, una sabia mezcla de temas nuevos y clásicos remasterizados (impagable el Material girl en clave de cabaret), un batallón de bailarines capaces de lo imposible, 500 pares de zapatos y 450 trajes (Prada, Gucci, Alexander Wang, Moschino)... y, en el centro de todo, Madonna, dirigiendo el show con fuerza y entusiasmo idénticos a los que lució, hace 30 años, en su primera gran gira mundial, 'Who's that girl'.

Ha sido, de hecho, un largo camino para Madonna Louise Ciccone y, a pesar de las críticas (sus incursiones en la cirugía estética, su actitud de icono sexual), sigue siendo la reina indiscutible del directo.

A los 57 años, conserva intactos su instinto para la provocación (mucho tienen que aprender Miley Cyrus, Nicki Minaj y compañía), su pasión por el riesgo... y a su legión de fans acérrimos, dispuestos a todo con tal de repasar su cancionero a voz en grito.

El 24 y el 25 de noviembre, 18.000 privilegiados podrán verla en directo en el Palau Sant Jordi de Barcelona, única parada española de la gira.

"Yo soy mi propio experimento y mi propia obra de arte". Madonna