No future!” era el lema del movimiento punk. Ese espíritu anarquista y abrasivo, que nos parecía caduco hace muy pocos años, ha regresado en estos tiempos convulsos. Pero su estética, pensada como un desafío a todas las autoridades (incluida la estilística), nunca ha dejado de triunfar. “Punk. From chaos to couture”, la gran exposición de primavera del Metropolitan Museum de Nueva York –y el tema de su famoso baile anual– analiza la incendiaria influencia que ha tenido este movimiento cultural en la alta costura.
Podrá visitarse hasta el 13 de agosto.