El torneo más importante del mundo nos permite descubrir una urbe sorprendente y dinámica. Teatros señoriales, 'boutiques' de diseño, galerías y cientos de opciones 'gastro' hacen del aburrimiento algo imposible. 

Cuando el frío comienza a arreciar en estas latitudes, nada mejor que coger un avión rumbo a Buenos Aires. Porque mientras que aquí nos ponemos el gorro y los guantes, allí están en plena primavera, la época ideal para disfrutar del Abierto de Palermo, el campeonato de polo más famoso del mundo.

El torneo, que acaba de cumplir su 121ª edición, es uno de los más importantes del mundo y una cita llena de glamour. Yo tuve la ocasión de vivirlo al 100% el pasado noviembre desde el Palenque de La Dolfina, el lugar reservado a jugadores y caballos de este equipo, donde compite Adolfo Cambiaso, considerado el mejor jugador de polo del mundo.

Pero hablar de este certamen deportivo no es solo hablar de polo. Se trata también de un acto social, que reúne a visitantes nacionales y extranjeros que asisten para ver y, sobre todo, para dejarse ver. 'Celebrities' locales e internacionales lucen sus mejores diseños, aunque en este escenario los protagonistas son los hombres, con su look de pantalones claros, camisa de lino y mocasín, ¡tan chic y señorial!

Tarde de tiendas

En cualquier caso, el Abierto de Palermo es solo una de las razones para acudir a Buenos Aires en estas fechas, porque allí hay tantas cosas que hacer... Sobre todo, si se tiene la suerte de contar con cicerones como Dolores Trull (famosa exmodelo y ahora diseñadora de joyas) y Cutu Laconi (creadora de accesorios de alpaca y piedras). Ellas me acompañaron en una ruta 'shopping' inolvidable por dos barrios impresdincibles.

En el primero de ellos, la Recoleta, se encuentran opciones muy variadas, con estilos que van de lo más tradicional a lo más vanguardista. ¿Los 'hotspots' imprescindibles? Guido, donde se venden los clásicos mocasines argentinos con fama internacional; Casablanca, uno de los 'must' para jugadores de polo, no solo por la calidad de sus cascos, sino también por su línea de ropa y accesorios para hombre y mujer; La Martina, que ha sabido trasladar a la calle un estilo cool, inspirado en el polo; o Tramando, la vanguardista 'boutique' del creador Martin Churba.

También merece una visita el espacio de la artista pop Cynthia Cohen, donde además se puede encontrar ropa, accesorios y decoración para el hogar, todo ello firmado por artistas de vanguardia y a precios asequibles. Y conviene pasarse por la 'boutique' de la diseñadora Sofía Tatschke y de la experta en moda argentina Eugenia Rebolini, que ha fundado la marca È-Edition junto a Natalia Giannangeli. Y, ya puestos a buscar algo original, ¿por qué no un aroma? En el Laboratorio de Perfumes Fueguia cuentan con una selección de fragancias exquisitas creadas con esencias de toda Sudamérica. Hasta aquí la primera ruta de 'shopping'.

Para una segunda incursión, recomiendo centrarse en la zona de Palermo Soho, con mucho ambiente, donde es prescriptivo darse una vuelta por los concept stores de las diseñadoras Jazmin Chebar, Garza Lobos y Ginegra. Y si aún quedan ganas de tirar de tarjeta, el barrio de Villa Crespo, pese a no ser muy comercial, cuenta con algunas direcciones imprescindibles, como la de Jessica Trosman. Es todo un placer poder visitar su taller –repleto de piezas vanguardistas y tejidos especiales– y contemplar el proceso de 'stamping' que realiza para marcas 'top'.

También merece especial atención Autoría Buenos Aires, en la calle Suipacha, con una selección magnífica, y muy asequible, de piezas de ropa y joyería, además de obras de arte de jóvenes artistas locales.

Con mucho arte

Si de arte hablamos, no puedes marcharte de esta gigantesca ciudad sin haber pasado por el Museo Malba, con obras de grandes artistas latinoamericanos del siglo XX, como Frida Kahlo, Roberto Matta o Diego Rivera. Yo tuve la suerte de poder visitarlo con Emilio Xarrier, gerente de la pinacoteca, y recorrer con él la muestra 'Juanito y Ramona', del pintor argentino Antonio Berni. ¡Absolutamente genial!

Otras opciones interesantes son el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, que reúne piezas desde 1940 de autores como Salvador Dalí, Pablo Picasso o Henri Matisse, o el Museo Fernández Blanco, con una increíble colección de arte colonial.

El recuerdo de Evita

Y aunque no se trata de un museo, pocos se van de esta ciudad sin haber visto el cementerio de la Recoleta, donde se encuentra enterrada Eva Perón, todo un icono en Argentina. Aquellos que prefieran otro tipo de visitas, disfrutarán en esta urbe, que posee la actividad teatral más intensa de Latinoamérica y es la cuarta ciudad del mundo con más teatros; suma más de 230 salas entre el circuito comercial e independiente. Vale la pena asistir a una representación o, simplemente, contemplar por fuera el Teatro Colón, el Teatro General San Martín y el Teatro Nacional Cervantes, los tres declarados Monumento Histórico Nacional.

Como no todo es cultura, reserva tiempo también para darte un capricho 'beauty'. No me resisto a sugeriros el templo de belleza de mis amigos –Los Arys (losarys.com)–, creadores del concepto de evolución capilar, con el que dejan la melena, simplemente, impecable.

No me olvido de la gastronomía, que ofrece opciones muy diversas –comida criolla, porteña, de influencias internacionales...–, pero todas exquisitas. Si eres una 'foodie' solo tienes que dejarte caer por los barrios 'gastro' por antonomasia: Palermo, Puerto Madero, Recoleta y San Telmo. Desde la cocina argentina con aires parisinos de La olla de Félix (olla-de-felix-buenos-aires.com) hasta las delicias del restaurante japonés de inspiración peruana Osaka (calle Soler 5608), en pleno barrio de Palermo, pasando por el concepto de platos desenfadados que se pueden degustar en Dandy (www.dandy-bar.com). 

Y para rematar una buena comida o cena, nada mejor que hacerlo en un boliche (lo que aquí conocemos como disco). Una de las mejores opciones, y más exclusivas, es Tequila, ubicado en Costanera Norte. Eso sí, necesitarás tener una invitación para poder pasar. Si lo que buscas es un plan de copas más tranquilo, es preferible recalar en Peugeot Lounge (calle Honduras 5624) o en el lujoso Hotel Faena (www.faena.com).

Para terminar, si todavía te quedan un par de días, te recomiendo un plan de fin de semana fuera del área metropolitana, en lo que se conoce como el Gran Buenos Aires: se trata de la zona del Pilar, a unos 40 minutos de la capital. Allí tienen sus propias canchas de polo muchos jugadores y yo, particularmente, tuve la suerte de recorrer las caballerizas de Horacio Heguy, una leyenda viva del polo argentino. Sin duda, todo un privilegio para quienes amamos los caballos... y la vida al aire libre y con estilo. 

 

Agenda de viaje

-Cómo llegar

Aerolíneas Argentinas ofrece varios vuelos de Madrid a Buenos Aires. Viajar en su Club Cóndor es la opción más confortable (www.aerolineas.com.ar).

-Dónde alojarte

El recién inaugurado Hotel Alvear Art, repleto de valiosas obras de arte, es una opción fantástica. Tiene una comodísima localización, el trato impecable y cuenta con una piscina en su 'rooftop' (www.alvearart.com).

-Un barrio

Darse un paseo por Palermo Soho es un plan divertidísimo, porque se respira mucho ambiente. Allí se encuentran tiendas ideales y restaurantes muy apetecibles

-Una tienda

La boutique de La Martina, situada en el barrio de Recoleta y ubicada en un maravilloso palacete antiguo. Cuelga de sus perchas elegantes propuestas de ropa inspiradas en el polo (www.lamartina.com).

-Visita obligada

El cementerio de Recoleta, donde están enterrados personajes de gran relevancia en la historia de Argentina, entre ellos Evita Perón.

-Un museo

El Malba, donde se pueden admirar obras de los artistas latinoamericanos contemporáneos más reconocidos (www.malba.org.ar).