Cada año, cuando el verano se acerca, la misma duda planea entre las familias: ¿dónde nos vamos de vacaciones sin que nuestros hijos nos hagan arrepentirnos de haber salido de casa? Cuando se viaja con niños, nos tenemos que despedir de las jornadas 100% culturales o de las largas e infatigables caminatas sin descanso. Sin embargo, es posible planear un verano en el que familia y turismo sea compatible. Y sin salir de España. Toma nota.