Amaya Arzuaga ha triunfado más en Londres que en Madrid, sin que eso signifique- ni mucho menos- que esta burgalesa, con más de 700 puntos de venta en todo el mundo, no haya triunfado ampliamente tanto en España como en el extranjero. Nacida en Burgos, castellana de pura cepa, su destacada trayectoria puede contarse a las mil maravillas si echamos mano del tan castellano refranero. 

• “Profeta en su tierra”, desde luego, ya que tiene 200 tiendas abiertas y apenas ha superado los treinta años. Si bien es cierto que si aquí es muy apreciada, en Japón la adoran, en Estados Unidos es muy reconocida y en Londres se la rifan con furia. No hay una sola “London Fashion Week” en la que Arzuaga no recoja los mas fervorosos aplausos y reconocimientos.

•“De casta le viene al galgo”, y es que la madre de Amaya es también diseñadora. Su padre, Florentino Arzuaga, es culpable de que los amantes del vino puedan paladear desde los años 90 un caldo de la Ribera del Duero, el Arzuaga, procedente de las bodegas de su familia. Con tanto arte, cómo no iba a salir triunfadora la niña.

•“A quien madruga, Dios le ayuda”. El éxito le llegó pronto a esta joven que terminó su carrera en 1992 y en 1994 ya tenía su propia empresa y lanzaba su primera colección al mercado. Había crecido en el mundo de la moda y visitado ferias desde pequeña de la manos de su madre.

•“No siempre la cabra tira al monte”, y en este caso, asi ha sido. Apasionada por Londres, Arzuaga presenta siempre allí sus colecciones desde 1997, aunque es miembro de la Asociación de Creadores de la Moda de España.

Conoce más a esta diseñadora y descubre sus propuestas en su web oficial:

www.amayaarzuaga.com