La diseñadora de origen belga Anne Elisabeth Jane Claiborne revolucionó el mundo de la moda hace treinta años al crear una firma comprometida en ofrecer ropa asequible y elegante para las mujeres profesionales.

La emblemática creadora y empresaria falleció el pasado 28 de junio  Manhattan, Nueva York,a los 78 años de edad,como consecuencia de un cáncer que padecía desde hacía más de una década.

Residente en Estados Unidos desde su juventud, revolucionó el mundo de la moda hace treinta años con su propia compañía ,comprometida en ofrecer ropa asequible y elegante para las mujeres profesionales.

Introdujo cambios en la forma de vestir de una mujer cada vez más incorporada a todos los nivelesen el mundo de la empresa. Trajes de chaqueta más coloridos y femeninos, precios razonables,estampados... fueron las insignias de su marca, que hoy en día todos estamos acostumbrados a ver.

En 1986, su compañía  fue la primera fundada por una mujer que entró a formar parte del ranking de las 500 empresas más importantes de la revista Fortune.

A principios de los 90 se retiró de la direccion ejecutiva de la empresa, que había crecido hasta convertirse en la mayor fabricante de ropa de mujer en  Estados Unidos

En estos últimos años,se había dedicado a labores humanitarias, y creó con su marido una fundación para la protección del medioambiente.

La ropa de Liz Clairbone