En una entrevista exclusiva con Mujerhoy.com, el diseñador más polémico, recién llegado de NY y “nervioso ya” por su desfile en Cibeles, nos adelanta las claves de “Playback”, su nueva colección.

Muchos siguen pensando en David Delfín como en aquel diseñador transgresor que levantó más de una ampolla en 2002 con un desfile en el que las modelos aparecían ataviadas con Burkas, o el otro en el que paseaban con la cabeza tapada. Sin embargo, recién llegado de Nueva York, una Semana de la Moda en la que ya no es un novato, el rondeño se prepara (“siempre con muchos nervios”, asegura, a pesar de las tablas de las que ya dispone), para un nuevo show en la pasarela madrileña de Cibeles con su nueva colección Primavera-Verano 2010, “Playback”.

Aunque se trata de uno de nuestros creadores con mayor proyección internacional y el nombre de su firma tiene cada vez más fuerza en los circuitos de la moda, David asegura que la Madrid Cibeles Fashion Weekno tiene nada que ver con el resto. El momento de presentar mis colecciones allí es irrepetible. Aquí estoy en mi casa, arropado por mi gente, por mis amigos. Emocionalmente es muy distinto trabajar aquí que, por ejemplo, en Nueva York”.

De los cambios en la puesta en escena del show de la Gran Manzana y el que presenta en la Telefónica “flagship store” de la Gran Vía madrileña asegura que “habrá sorpresas”. “El marco de aquí es increíble, con una bajada maravillosa por las escaleras, y el casting de modelos, como lo he podido elegir yo, llevará el pelo en naranja, con la misma estética de Bimba (y de él mismo).El impacto estético va a ser ‘guay’

En su último desfile en la 49ª Edición de Cibeles y, mucho más, en la colección “Playback” con la que participa en la celebración las bodas de oro de la cita madrileña, muchos vieron (o vimos) una evolución tangible en Delfín, con una moda mucho más comercial. Sin embargo, el creador lo tiene claro: “mi intención al hacer moda siempre ha sido vestir a la gente. No creo que ahora sea más ponible que antes, quizá ahora son más especiales mi colecciones, eso sí, pero desde el principio mi inquietud fue la misma.”. Además, recalca, “no creo que lo creativo y lo comercial esté reñido. Yo intento sumar las dos opciones”.

Su nombre ya resuena en medio mundo, las puertas de las pasarelas más importantes se abren a su paso, y las celebrities, sobre todo las patrias, le adoran. Aunque, si lo piensa, tiene una espinita clavada, la de “vestir a Julianne Moore, que me encanta”.

Pero David no es de esos a los que el éxito se les sube a la cabeza y la ambición les nubla la vista, pues asegura que “el mayor éxito de mi trabajo es salir a la calle y ver a la gente con mi ropa. Es el sentido de mi profesión”.

Una profesión en la que, a pesar de no sumar ni siquiera los 40, ya no es, ni mucho menos, un novato. Al contrario. En sus propias palabras, “ha pasado mucho tiempo desde mis comienzos y yo me dejo transformar por muchas cosas. Un libro, una película…Voy viviendo el tiempo que me va tocando y todo me inspira, sobre todo las emociones, que son mis grandes musas, porque acostumbro a buscar más dentro de mí que fuera

La moda vive a un ritmo frenético, las colecciones se suceden más rápido que las estaciones y, cuando te quieres dar cuenta, la última tendencia de la que enteraste está ya descatalogada. Pero a David Delfín ese ritmo no le da miedo. “Nunca dejo de trabajar. No me interesa, porque cuando lo hago me pongo súper tonto, insoportable y no dejo de pensar en tonterías. Como me gusta tanto lo que hago, para mí el trabajo es salud, sin duda, porque es cuando mejor me siento”.

A la hora de mirar al fututo, y como toda mente creativa, David no cierra puertas a nada. “Nunca podría decir nunca jamás a algo, no sabemos qué pasará mañana”.