¿Qué escote me favorece?

  • Nada peor que no saber elegir el escote que nos favorece. Además, si te mantienes derecha, con la barbilla levantada y el aire de estar segura de ti misma, los errores pasan más desapercibidos.

- Cuello largo y fino. Di sí a los cuellos vueltos, los de piel, los Mao, los de barco, las corbatas y las gargantillas anchas. Y, no a los redondos y en uve.

- Largo y ancho. Añade a los favoritos anteriores, los escotes en forma de corazón y los drapeados. Evita los redondos, de barco, en uve y los polos.

- Corto y fino. Opta por los muy amplios, los cuellos vueltos, los tipo bebé y los collares largos.

- Corto y ancho. Saca partido a tus hombros, con blusas sin mangas o de sisa americana.