Es uno de los estampados más recurrentes en el mundo de la moda, pero en los últimos años se ha convertido también en uno de los más repudiados. ¿Por qué? 

Grandes nombres de la moda como Roberto Cavalli, Michael Kors o Dolce&Gabbana lo tienen casi como un imprescindible en sus colecciones, pero, a pesar de tratarse de uno de los gráficos que más se ven sobre las pasarelas, en la calle muchos asocian el estampado de leopardo a la vulgaridad. La razón no es otra que el error que cometen muchas a la hora de elegir la ocasión para lucirlo, y el cómo combinar el rey por excelencia de los animal print. 

Y es que, aquí, como en el resto de aspectos de la moda, hay que tener muy clara la máxima del "menos es más". La clave no está en mezclarlo con todas las tendencias del momento, sino encontrar aquellas prendas clave con las que combinarla. El leopardo debe convertirse en el protagonista del look pero sin llegar a ser estridente, por eso, olvídate de los colores flúor o de los estampados demasiado llamativos cuando vayas a elegir outfit y cuenta con el negro como tu color aliado. El 'total look' será siempre un acierto seguro. 

Si optas por una chaqueta de estilo felino, combínalo siempre con prendas sencillas, discretas y de tonos oscuros como marrón o verde, lo mismo que si pruebas con un abrigo, aunque aquí también deberás tener en cuenta el largo del mismo si no quieres parecer el mismísimo King África. 

El caso de los pantalones y las faldas no es muy diferente, a pesar de que puedes permitirte más licencias (siempre y cuando el estampado no sea demasiado llamativo), lo que te permitirá arriesgar con combinaciones que parecían imposibles y terminan resultando sorprendentemente acertadas. Pero, ojo, porque no todas tenemos la percha de Olivia Palermo, y la línea que separa lo "cool" de lo hortera puede ser muy fina. 

Pero si no terminas de atreverte con la moda felina, prueba a iniciarte en esta tendencia con los complementos. Un bolso o unos zapatos de estampado de leopardo servirán para darle ese toque felino que tu look necesita para destacar sin caer en la vulgaridad. Éxito asegurado.