Es una de las citas marcadas en rojo en el calendario de las celebrities cuando se trata de lucir sus mejores galas. Una auténtica batalla por estar entre las más elegantes de la fiesta, que congregó a la créme de la créme de Hollywood. 

Giselle Bundchen, con palabra de honor rojo y Sarah Jessica Parker, espectacular en dorado, ambas con diseños del homenajeado Alexander Mcqueen

Otra que apostó por el dorado fue la actriz Gwyneth Paltrow, brillante en un vestido de manga larga y abertura lateral de Stella McCartney. 

También destacaron por su elegancia Zöe Saldaña, sencilla pero muy elegante con un palabra de honor amarillo de Calvin Klein; Diane Kruger, con un look más sofisticado de Jason Wu con clutch de Jimmy Choo; y Penélope Cruz, con un diseño negro de Óscar de la Renta que recuerda al que lució en la ceremonia de los Globos de Oro de 2010.