Loewe recrea su historia en una galería-museo en Barcelona

  • En el Paseo de Gracia de Barcelona Loewe ha abierto las puertas de su galería-museo, un espacio en el que recrea su historia y explica a los visitantes el proceso de creación de algunos de sus productos estrella, como los pañuelos de seda y el bolso Amazona, de 1970 e icono de la firma.  

La firma de lujo Loewe ha abierto una galería-museo en Barcelona en el que recrea su historia y explica a los visitantes el proceso de creación de algunos de sus prendas y accesorios más emblemáticos.

Galería Loewe, como se llama el nuevo espacio, ocupa una superficie de 580 metros cuadrados distribuidos en cinco niveles, cada uno de ellos dedicado a lo más característico de esta firma, fundada en 1846 por Enrique Loewe, un español de origen alemán, y que desde 1996 pertenece al grupo LVMH Moet-Hennessy Louis Vuitton.

Barcelona se convierte así en la primera ciudad que acoge un espacio de este tipo, y en su elección se han tenido en cuenta su ubicación y la especial sensibilidad de la ciudad por el diseño, la cultura y la moda, según ha explicado Montse Dalmau, directora de la tienda Loewe de Paseo de Gracia.

En la planta inferior se muestra la importancia que han tenido los estampados a la hora de consolidar esta marca de lujo, e incluye una instalación de pañuelos en movimiento creada por el artista Daniel Wurtzel que recuerda a una pareja de bailarines representando una coreografía.

En el nuevo espacio se exponen también piezas de archivo de la colección Loewe, firma que está considerada como uno de los proveedores más antiguos de artículos de piel de lujo del mundo y que hace unas semanas estuvo involucrada en una polémica por su campaña del bolso Oro de Loewe.

El museo también incluye la reconstrucción de un escaparate de la firma de la década de los 60, obra del diseñador Pérez de Rozas.

El nivel situado a pie de calle se ha reservado para el bolso Amazona, el icono de casa y el más vendido de todas las colecciones, y además de explicarse su proceso de fabricación, que requiere ocho horas de trabajo para ensamblar las más de 65 piezas de las que consta, se exponen herramientas antiguas que se emplean para su confección.

La piel, el material al que debe su fama la firma
, es otro de los elementos presentes en Galería Loewe, y para ello se ha instalado un gran árbol construido con distintas pieles que utiliza la marca que los visitantes podrán tocar.

En el nivel superior se ha reservado un espacio para albergar exposiciones temporales, en la que se pueden ver bolsos y otro artículos de la firma antiguos, y una zona de descanso para los visitantes.