La maleta de una "summer girl"

  • Hay planes de todo tipo, desde festivales de música hasta escapadas rurales, aventuras insólitas o un verano de fiesta en fiesta. Te contamos qué debes llevar para ir perfecta esta temporada.

EL SOMBRERO. El panamá sigue reinando, en todas sus versiones. Aunque el de paja-toquilla muy tupida es ya tan vox populi que casi mejor un combinado: aquellos que abren el trenzado en algunas partes, como por encima de la cinta. Añade distinción y además evita el exceso de sol. 

LA HAWAIANA.
 Con los estampados más extravagantes, coloridos, playeros e imaginativos. Se lleva mucho el amanecer con palmeras al estilo Miami, pero también las reproducciones en series de pequeños animales acuáticos y los estampados abiertamente folk, primando lo africano y lo precolombino. Para ellos y para ellas, no temas masculinizarte: con el cuello bien abierto y un cinto, es la tendencia de moda. 

EL MINI-SHORT. Corto-cortísimo, en tejido vaquero roto, o directamente en algodón y con corte en V, al modo de las antiguas pin-ups de los años cincuenta. Éxito asegurado, y no solo de cara a esos tan apetecibles ligues de verano. 

LA ALPARGATA. 
Un producto típicamente nuestro que se ha disparado al colmo del chic internacional: no hay “hipster”, modernillo o “coolhunter” que no la lleve, por toda Europa. Para chica y para chico, con tacón de cuña o planas, están decididas a convertirse en el “hype” de este verano, en franco combate con la cangrejera, otro calzado imprescindible este verano.

EL PAREO.
 Porque como nos llevan enseñando las playas más chics del mundo, de Menorca a Portofino, lo de ir con toalla es de otro tiempo. La prenda es fresquita, ligera, versátil (¡ usa la imaginación!), y sí, ya sabemos que no seca como la felpa, pero estiliza que da gusto. Ojo con el estampado, porque en pareos, mejor lo sencillo. 

LAS FLORES
. No estás obligada a llevar una corona a lo Lana del Rey (aunque si te atreves, te saldrá una legión de fans al instante). Pero si quieres poner un toque romántico a tus atardeceres festivaleros, apuesta por un collar que las tenga como protagonistas. Eso sí, siempre sobre una camiseta lisa. Bendito contraste.