Los perfumes, como la ropa o los accesorios, son una de nuestras señas de identidad. Seguro que en cantidad de ocasiones hemos podido reconocer a alguien por el olor. Pero, ¿realmente usamos un perfume acorde a nuestra edad? Te proponemos una selección de fragancias que van contigo.  

Perfumes que te recuerdan a personas. El perfume de un bebé. Perfumes que te hacen girar la cabeza para conocer el rostro que se esconde tras ese olor. Perfumes que te trasladan al pasado. Perfumes que te excitan al pensar que ese alguien a quien tanto deseas ha pasado por aquí. Y es que, sin darnos cuenta, los perfumes se vuelven parte de nosotros. 

¿Quieres saber qué perfume se adecúa a tu edad? 

Para bebés y niños lo ideal es un aroma suave, dulce y que no contengan alcohol. Existen infinidad de marcas, como las de toda la vida: Denenes, Nenuco o Gotas de Myfer. Ésta última es de fabricación artesana y tiene un olor muy fresco que transmite ternura. Tous, Agatha Ruiz de la Prada o Bulgari también han creado sus perfumes para los pequeños de la casa. Petite et mamans (Bulgari) está pensado para madres e hijos, aunque quizá el olor sea demasiado fuerte para un bebé. 

La adolescencia es la época en la que se producen en un corto espacio de tiempo más cambios en el cuerpo de una mujer. Las chicas intentan demostrar que ya son mayores y una de las formas de hacerlo es cambiando su colonia de niña por un perfume. Entre los más conocidos, Lacoste Pink, muy desenfadado, Ralph (de Ralph Lauren), con toques de hojas de manzano verde y mandarina y Be delicious (DKNY), de manzana y magnolia, un olor muy urbanita. Baby Doll (YSL) es una fragancia para las chicas dulces y que no se conforman con lo de siempre y Acqua di Goia (Armani) es un agua de baño para una chica alegre amante de los placeres. 

Con el paso de los años, las mujeres se muestran más seguras de sí mismas y, a la vez, más exigentes. Ya no todo vale. A la hora escoger un perfume no se conforman con cualquiera, las hay que, incluso, son fieles durante toda la vida al mismo aroma. Las más atrevidas y seguras de sí mismas no tienen reparo en decantarse por perfumes tan potentes como J'adore (Dior), Opium (YSL), Chanel nº 5 o Poême (Lancome). Otras se niegan a abandonar su lado de niña, su olor es dulce como el algodón de azúcar, como el de Miss Dior Chérie.