Lo sentimos Karl (Lagerfeld) pero esta temporada no podemos hacer caso de tu máxima "Mira la vida de color de rosa pero no te lo pongas". El tono más dulce de la paleta cobra fuerza. 

La culpa de que todas queramos convertirnos en 'pink ladies' la tienen las Barbies de Jeremy Scott para Moschino, cuyo desfile de la colección primavera-verano logró que muchas desearan enfundarse en el armario de la famosa muñeca por una temporada. ​

Pero no solo faldas, vestidos y zapatos se imprimen de rosa pastel, también en el terreno beauty las firmas se han puesto de acuerdo en imponer labios en color fresa y sombras de ojos de lo más dulce para los próximos meses.

Como regla de estilo solo una: su uso con moderación para evitar transformarte en un goloso algodón de azúcar.