A pesar de poder disponer de vestidos de grandes diseñadores, consagrados estilistas e inmejorables peluqueros, no todas las celebrities saben aprovecharlo. Y la gala de los premios Billboard es un buen ejemplo de ello, ya que muy pocas fueron las que no fallaron de lleno con sus elecciones a la hora de desfilar por la alfombra roja. 

Empieza a ser algo habitual. Las cantantes famosas parecen no distinguir entre los extravagantes diseños que lucen en sus conciertos y los estilismos que deben escoger para pasear por una alfombra roja.

La moda parece no ser el fuere de muchas, que lejos de apostar por la discreción, apuestan por looks excesivos y nada favorecedores en sus diferentes eventos. La entrega de los premios Billboard ha sido la excusa para que cantantes como Katy Perry, Miley Cyrus o Nelly Furtado volvieran a demostrarlo. Ni con diseños de Blumarine, Jean Paul Gaultier o Alberta Ferretti consiguieron salvar sus estilismos, que una vez pecaron de poco apropiados. Y es que, como sabiamente dice el refranero español, "el habito no hace al monje".