Los BAFTA británicos encumbraron, como ya sucediera en los Globos de Oro, a 'Doce años de esclavitud', de Steve McQueen, y a 'Gravity', de Alfonso Cuarón. Chiwetel Ejiofor y Cate Blanchet se hicieron con los galardones de mejor actor y mejor actriz, respectivamente. 

La alfombra roja de los BAFTA 2014 no sólo fue una cita con las grandes estrellas, también llenó de glamour el Royal House Opera de Londres. Lupita Nyong'o, de Christian Dior Couture dio de nuevo una lección de estilo, que ni Angelina Jolie, con su sorprendente esmoquin de Saint Laurent, ni la siempre elegante Cate Blanchett, de Alexander McQueen lograron eclipsar. 

Los Oscar británicos dieron a 'Gravity', de Alfonso Cuarón, seis BAFTA, entre ellos el de Mejor director y el de Mejor película británica. Pero el premio a la Mejor Película y al Mejor actor fue para 'Doce años de esclavitud'. Chiwetel Ejiofor se impuso como mejor intérprete masculino a actores de la talla de Bruce Dern (Nebraska), Christian Bale (La gran estafa americana), Tom Hanks (Captain Phillips) y Leonardo DiCaprio (El lobo de Wall Street). 

Cate Blanchet se llevó el BAFTA a la mejor actriz por su interpretación en 'Blue Jasmine', de Woody Allen, dejando sin premio a Amy Adams ('La gran estafa americana'), Sandra Bullock ('Gravity'), Judi Dench ('Philomena'), y Emma Thompson ('Al encuentro de Mr. Banks'). 

El BAFTA a la mejor actriz de reparto fue para Jennifer Lawrence, que no pudo acudir a la ceremonia, por su papel en 'La gran estafa americana', de David O Russell. La actriz competía con Julia Roberts ('August: Osage Country'), Ophra Winfrey ('The Butler'), Lupita Nyong'o ('Doce años de esclavitud') y Sally Hawkins ('Blue Jasmine'). 

El premio al mejor actor de reparto fue para el somalí-estadounidense Barkhad Abdi, por 'Captain Phillips', de Paul Greengrass. A este galardón también optaba el español Daniel Brühl, por 'Rush'; Bradley Cooper ('American Hustle'), Matt Damon ('Behind the Candelabra') y Michael Fassbender ('Doce años de esclavitud'). 

La veterana actriz Helen Mirren recibió el BAFTA honorífico, que además le entregó el Príncipe Guillermo de Inglaterra, que acudió a la gala sin su esposa, Catalina de Cambridge. 

El desfile de estrellas de los BAFTA no tuvo nada que envidiar al hollywoodiense. Los más aplaudidos de la noche fueron Angelina Jolie y Brad Pitt, aunque los suspiros que suelen provocar los vestidos de ensueño aparecieron con la llegada de Lupita Nyong'o, Amy Adams, Uma Thurman o Naomie Harris.