Por los 'túneles' de 'El Hormiguero' de Pablo Motos bulle una vida tan aparentemente sincronizada que podría rivalizar con la que quizá vivan a diario las auténticas hormigas, esas que no se llaman ni Trancas ni Barrancas. Para cualquier extraño al ritmo y timing de trabajo de estas 'hormigas' situarse en los pasillos de entrada al plató minutos antes del comienzo de un programa es lo más parecido a sentirse veleta en medio de una tormenta. Un equipo compuesto por más de 100 personas trabaja a contrarreloj, pero manejando el estrés reinante con naturalidad. La máquina está engrasada. Ninguno de ellos se choca, ni se empuja o atropella por los pasillos. Cada uno parece saber cuál es su lugar, su turno y su función dentro de este engranaje que recuerda más a un enjambre que a un hormiguero. Es un equipo mayoritariamente masculino, pero con una presencia femenina tan digna de mención como indispensable.

Como homenaje a ellas, a las chicas de 'El Hormiguero', a las que no vemos a diario en el televisor, entrevistamos a las tres caras femeninas visibles del programa: Pilar Rubio, Anna Simon y Marta Hazas; pensando que, tal vez, puedan reflejar el sentir femenino del equipo. Las tres tienen sección propia dentro del programa y mucho que contar sobre 'El Hormiguero', sobre lo que esperan de estas Navidades y sobre lo que le piden al 2015. Mujerhoy.com les lanzó doce campanadas y éste fue el resultado:

1. ¿Qué es lo mejor de ser una de las pocas féminas (caras visibles) de El Hormiguero? 

Pilar Rubio: Nunca he sentido esta distinción entre hombres y mujeres, aquí nos juntamos todos, siempre estamos mezclados y ni los chicos ni las chicas hacen piña aparte.  

Marta Hazas: Y eso es lo mejor, la verdad, que somos un equipo en el que no tienes presente si eres hombre o mujer. De hecho, hacemos gamberradas por igual (risas)-

Anna Simón: Claro, no tiene nada bueno ni malo. Me siento como una más, no por el hecho de ser mujer te tratan peor o mejor y, como sabéis, aunque en pantalla somos poquitas detrás de las cámaras hay un montón de mujeres currándoselo mucho. Desde luego me siento una más.

2. ¿Y lo peor?  

Marta Hazas: Lo único diferente puede ser que el proceso de maquillaje o preparación dure más y eso hace que estés más horas trabajando y más horas esperando, por lo demás, no hay nada que sea peor. Vamos... ¡Yo no quisiera ser chico jamás! 

Pilar Rubio: Sí, a mí no me gustaría ser hombre para nada. Y en mi caso además no llevo tacone, algo que quizá pueda ser molesto, porque como hago la sección de deporte suelo calzar zapatillas, botas o en general calzado plano.  

Anna Simón: Quizá en pequeños detalles pues aunque parezca una tontería los tacones limitan mucho, sobre todo para alguien como yo que soy bastante patosa y poco femenina. Y estoy tan pendiente del guión o de que salga bien el experimento que cuando me ven en pantalla las chicas de vestuario después me dicen que tengo que ponerme recta porque he salido algo encorvada y cosas así. Pero aparte de eso, nada más.  

3. Toca mojarse. ¿Cuál es vuestra hormiga favorita de El Hormiguero?

Marta Hazas: Me cuesta elegir, pero me voy a quedar con Juan y Damián porque, como dicen en 'El príncipe de las mareas', no porque les quiera más sino porque les quiero desde hace más tiempo. Les conocí en un corto de animación ante de que empezasen con El Hormiguero y son de esos amigos que conoces cuando llegas a Madrid y ya... te quedas con ellos. 

Pilar Rubio: La verdad es que con los que más trabajo y más tiempo comparto es con Pablo porque es con el que grabo los vídeos de los entrenamientos y con Jorge Ventosa, jefe de producción. Tengo química con ellos, me ayudan mucho y compartimos buenos ratos. Lo bueno de El Hormiguero es que nunca te aburres y a veces no sabes ni con qué compañeros te va a tocar trabajar ese día. Cuando entras en la sala de colaboradores puede pasar casi cualquier cosa. Uno está en un patinete, el otro con un ukelele, el otro con cartas, otro contando una historia de miedo...

Anna Simón: Yo tengo que citar a Keller, un chico joven del equipo de ciencia de El Hormiguero, porque es el que me soporta tanto en los ensayos como en los pre-ensayos. Yo trabajo con el guión en el que se explica lo que vamos a hacer y veo los vídeos para hacerlo pero después tengo que probarlo y él es el que me enseña cómo tengo que hacerlo. Cuando hay algo que no me sale, sobre todo cuando es algo que requiere fuerza física es el que me anima, tiene muchísima paciencia y me aguanta todo. Le nombro a él aunque todo el mundo es genial en este programa. Pasamos muy buenos ratos en la sala de colaboradores, donde puedes ver a Juan tocando la guitarra, a Damián dando clases de inglés, a Marron cantando... Somos una piña y es imposible quedarse con alguien, ese favorito mío sería ese "todo".  

3. De vuestra participación en 'El Hormiguero', ¿qué es lo que más disfrutáis?

Pilar Rubio: Trabajo y a la vez me pongo en forma. ¡Me estoy poniendo como un toro! ¿Qué más se puede pedir? Es una combinación perfecta (risas).

Marta Hazas: A mí como actriz me parece divertido desmontar los fakes de las películas o algo como lo que viví el otro día cuando piloté el simulador de un avión. Tengo que hacer cosas  ivertidas y muy peliculeras. 

Anna Simón: Disfruto cuando tengo la sección de adoptar perros porque me emociono, también cuando hago inventos útiles y cuando hago absurdeces. Pero como me gusta mucho hacer el payaso cuando tengo que disfrazarme para un musical o hacer alguna imitación me lo paso bomba y estoy en mi salsa.

4. ¿Y lo que más me cuesta? 

Marta Hazas: Me cuesta hablar desde Marta y no desde un personaje, aunque sea un 'alter ego' que uses en televisión, es algo que me sigue costando mucho y me pone nerviosa, sobre todo sabiendo que estás en directo.  

Pilar Rubio: Quizá el trabajo y la preparación previa de la sección. Me paso la semana con una entrenadora para plantear bien cómo mostrar en el programa los entrenamientos. A veces llego asfixiada, cansada y con agujetas porque llevo toda la semana practicando. Hay mucho trabajo previo que quizá no se aprecia en el programa, pues vemos unos minutos. Pero es gratificante porque luego hablas con la gente y te cuenta que les resulta útil, como me pasó el otro día con la farmacéutica de mi barrio, a la que casi acabo enseñando en la farmacia a practicar el ejercicio.

Anna Simón: Cuando me pongo más tensa es cuando tengo que hacer algo en directo que he probado varias veces en el ensayo y que no me ha salido en todas. Ahí te lo juegas todo a una y si sale bien, estupendo, pero si no sale, sabes que estás en directo.

5. Y ahora, un poco sobre vosotras, ¿qué prendas usáis más en Navidad? 

Marta Hazas: Me gusta combinar un vestido de fiesta o una falda así tipo años 50 más evasé con una perfecto de cuero. Ese estilo me encanta. Y también me gusta para chica el esmoquin. Hace poco me puse uno de Jorge Vázquez y me encantó.

Pilar Rubio: Este año apuesto por los monos. Estoy recopilando varios, sobre todo los que tengan un poco de caída, de raso... Te permite ir arreglada, cómoda y puedes complementarlos de modo que le des un aire perfecto para el día o para la noche, según necesites... Lo único malo de los monos es cuando tienes que ir al baño... (risas).

Anna Simón: Yo como en el trabajo puedo lucir vestidos maravillosos, muy bonitos, con pedrería y con lentejuelas, que son acertados para Navidad, reconozco que en mi día a día soy feliz con vaqueros, botas, jerseys de cuello alto, bufandas,  gorros y todo lo que me hace ir abrigadita. Y eso también favorece, no te creas. Y en una noche especial pues creo que el vestido cortito de pedrería nunca falla.  

6. ¿Y lo que no te pondrías ni en Navidad ni el resto del año?

Marta Hazas: Un traje de Mamá Noel. Cuando veo a chicas disfrazadas por la calle con ese tipo de disfraz en Nochebuena y esas cosas es que lo detesto. Me disfrazaría de señor gordo pero el rollo 'Mamá Noel' me horroriza. Eso y unos zapatos incómodos para salir.  

Pilar Rubio: Yo llevo mal mezclar el rojo y el verde porque parece que voy de ensalada y resulta que estos dos colores son muy navideños. Pero es una mezcla de color que no puedo con ella. Tampoco me gustan los castellanos, los típicos mocasines. Pero eso ni en Navidad ni nunca. Pero claro, es mejor decir 'nunca digas nunca'...

Anna Simón: Sí, es verdad eso de nunca digas nunca, pero creo que jamás me pondría un triquini pues hasta a las mujeres que tienen mejor cuerpo les hace un flaco favor. Es una prenda que no debería existir.  

7. ¿Cómo cuidáis la alimentación? ¿Hacéis dieta? 

Marta Hazas: Soy de buen comer, vengo del Norte.. A la hora de desayunar, de hecho, necesito chocolate o dulce. Tomo zumo de naranja, café y dulce. Lo necesito. Y para ir a trabajar cuando estoy grabando, más... Pero no soy de picar entre horas. Me cuido intuitivamente porque siempre he comido bien y sano en casa. De todas formas creo que tengo suerte porque casi siempre tengo el mismo peso, no suelo engordar pero tampoco adelgazar. Si tuviera que hacer un personaje de yonqui o algo así me costaría mucho perder peso.

Pilar Rubio: Nunca he hecho dieta y cuando me han insistido con eso de que he perdido mucho peso tras el embarazo, pues creo que tiene mucho que ver con el tiroides. Hay gente a la que le da por engordar y a otra por adelgazar y yo parece ser que tengo un poco de hipertiroidismo y aunque coma bastante, no engordo. En mi día a día como lo que pillo. No puedes llevar algo regular porque no tienes horarios, sí que creo que la genética hace mucho.  

Anna Simón: Uy, yo soy un desastre. No me cuido y lo que más me gusta comer es lo que más engorda. Pero bueno, intento comer de forma equilibrada y tomar verduras, legumbres... pero reconozco que me cuido muy poco, por el ritmo de trabajo y de vida.  

8. ¿Algún capricho navideño?

Marta Hazas: Yo ya he terminado la primera tableta de la Navidad de turrón de chocolate Suchard, que soy muy fan del de siempre con el arroz inflado, el clásico. Y la he acabado en dos días. Me la traje de Santander y se acabó en seguida. ¡Es el único turrón que como!  

Pilar Rubio: Yo soy fan del Roscón de Reyes con nata. Voy probando de un sitio y de otro y la verdad es que al final siempre me quedo con el mismo que es el del Horno de San Onofre, que está buenísimo. Yo podría alimentarme sólo de Roscón en Navidad.  

Anna Simón: Mi perdición es el postre, pero no los polvorones. ¡Me pasa lo mismo que Marta con el turrón de Suchard! Y no es que me copie, pero el otro día complé una tableta y me duró dos días también.  

9. ¿Vuestros últimos descubrimientos beauty?

Marta Hazas: El truco de no ponerte el contorno de ojos en todo el ojo porque si no se hincha más. Y también he descubierto el centro Tacha Beauty. Me encanta uno de los masajes que dan que se llama "remodelante', es super energético y para mí fue descubrir un mundo maravilloso. Siempre relacioné esos sitios con cambios de estética o algo así pero la verdad es que entras allí y te relajas y dejas hacer.  

Pilar Rubio: ¡Me encantaría probarlo! A mí me gustan los productos de Eve Lom. Otro truco beauty es practicar ejercicios hipopresivos y usar correctamente la faja abdominal. Yo prefiero probar cosméticos en lugar de remedios caseros como el pepino y esas cosas...  

Anna Simón: Ay, si es que yo soy un desastre en eso. Como me maquillo mucho por el trabajo las maquilladoras me insisten en lo importante que es desmaquillarse y limpiarse bien la cara cuando llegas a casa. Lo he intentado varias veces comprando lo necesario, que si la leche hidratante, el algodoncito, el tónico y la hidratante... pero lo hago tres días y luego nada, porque cuando llego a casa estoy cansada y me siento en el sofá, me limpio con una toallita y listo, aunque digan que eso es lo peor que puedes hacer. En cuanto a truquillos, me viene a la cabeza eso de poner unas gotitas de aceite cuando se te seca la máscara de pestañas, pero es que no sé muchos más...

10. ¿Vuestra rutina diaria de ejercicio? 

Pilar Rubio: Lo importante es la constancia. Lo ideal sería una hora de ejercicio al día, descansando el domingo. No tiene que ser una obligación, pues el cuerpo en cuanto empieces a coger el rollo, te lo va a pedir porque lo necesita. Hacer ejercicio no cansa, al revés, te recarga, te da más energía.  

Marta Hazas: Se nota mucho que cuando tú estás bien por dentro y cuidas tanto la práctica de ejercicio a menudo como la alimentación notas que tu cuerpo está mejor. De hecho cuando por temas de trabajo o de horarios descuidas la alimentación te sientes más hinchada y la piel está peor. 

Anna Simón: Me he propuesto millones de veces salir a correr, ahora que está de moda, pero es que no me gusta, no lo disfruto. En mi caso creo que la ropa ayuda mucho. Tengo complejos, aunque con los años me vaya aceptando, pero la ropa ayuda a disimular lo que no te gusta y a potenciar lo que te gusta. Vamos, que si me viérais en bikini sería otra cosa. Veríais que no me cuido.  

11. En Navidad, la familia y amigos te harían feliz si... 

Pilar Rubio: Si pudieran juntarse todos y no tuviéramos que repartirnos. Y si me regalasen una gabardina (risas).

Marta Hazas: Totalmente de acuerdo, si pudieran juntarse. Al ser de fuera de Madrid, tengo a gente en Madrid, a gente en Santander y luego la familia de mi chico...  

Anna Simón: Si son felices, si están a mi lado compartiendo lo bueno y lo malo y si tenemos salud. 

12. Al 2015 le pedís... 

Marta Hazas: Aunque sea un tópico, pero salud, salud, no le puedo pedir nada más. Es la base, pero de verdad, que me quede como estoy. Y ya poniéndome estupenda, pues si me sale una comedia romántica en el cine, pues mira, mejor, pero en general, que me quede como estoy.

Pilar Rubio: Yo también, a nivel personal, que a veces es la base para que puedas desarrollarte a nivel profesional porque tienes confianza y no tienes preocupaciones, que todo siga bien, que mi familia esté bien. Cosas efímeras o cosas materiales no le pido. Y a nivel profesional me encantaría presentar un programa musical como Headbangers Ball, un programa que había en la MTV en los noventa y que no sé si se podría hacer algo así en televisión ahora.  

Anna Simón: Le pido lo de todos los años, salud, que es lo más importante y a nivel profesional, seguir como hasta ahora. Creo que soy afortunada y quejarse sería un pecado.