Estefanía y su hija fueron las anfitriones de la gala benéfica del décimo aniversario de la organización Fightaids Mónaco, que recauda fondos para la lucha contra el Sida.

Acompañada por su hija mayor, Pauline Ducruet, la Princesa de Mónaco acudía un año más a la gala Fightaids Mónaco para obtener fondos para combatir el SIDA. Madre e hija acapararon toda la atención con estilismos muy elegantes. 

Estefanía de Mónaco apostó por un vestido seda gris combinado con sandalias planas y clutch color negro. Su hija prefirió un diseño oversize de color rosa muy juvenil. Completo su look con sandalias plateadas y bolso de mano con estampado étnico.

La hija menor de Grace Kelly comenzó a colaborar con esta organización hace diez años y ha conseguido involucrar a sus hijos. A sus 20 años, Paulina Ducruet ha asistido a varias ediciones de esta ceremonia, demostrando su gran compromiso y solidaridad.