Mariah Carey ha llenado Central Park este sábado en un concierto en beneficio de las víctimas del huracán Sandy organizado por la Liga Nacional de Béisbol y con la Filarmónica de Nueva York como inivitada de excepción.

La artista no estaba dispuesta a que nada empañara esta noche. Mucho menos su hombro dislocado hace unos días, durante la grabación de un videoclip.

Todo lo contrario. Carey integró su cabestrillo a sus looks al mejor estilo de una diva como ella. En sus dos cambios de vestuario usó fundas de acabados a juego con su atuendo para decorar su brazo lesionado. Con un vestido blanco con pedrería y corte sirena se colocó primero una funda también con brillos y luego una de pelo blanco, mientras que con un vestido negro con gran escote cubrió su cabestrillo de pelo negro. Glamour asegurado.