Por fin ha llegado la alfombra roja más esperada de todo el año. El Teatro Dolby de Los Ángeles se ha vestido de gala para acoger la 87 edición de los premios Oscar. A diferencia de otros años, esta 'red carpet' nos deja estilismos más sencillos sin renunciar por ello a la elegancia.

El glamour y la sofisticación han sido los adjetivos con los que podríamos definir la 87 entrega de los Oscar. Actores, actrices, directores y todo tipo de personalidades lucieron sus mejores galas para acudir a la gran cita del cine. Los diseños sencillos sustituyeron a los excesos y volúmenes exagerados de ediciones anteriores.

Julianne Moore lidera la lista de las mejores vestidas con un magnifico diseño de Chanel confeccionado con más de 80.000 lentejuelas. El look de la nominada Laura Dern ha sido uno de los más comentados, la actriz lució un diseño de Alberta Ferreti con escote palabra de honor metalizado. 

Entre las mejores vestidas también destacamos a Cate Blanchett, fantástica de John Galliano en negro con un collar de Tiffanys; Naomi Watts, con un original diseño de Armani; Lupita Nyong'o nos dejó con ganas de más con su vestido de Calvin Klein elaborado con más de seis mil perlas; Jennifer López brilló con un vestido de princesa de Elie Saab; mientras, Dakota Johnson apostaba por un diseño irregular de Yves Saint Laurent en color rojo y con toque metalizado.

Karolina Kurkova, Gwyneth Paltrow y Zoe Saldana han apostado por el tono rosa palo. Los colores nude y blanco han teñido esta alfombra roja con pedrería, brillos y detalles metalizados. Poca presencia del binomio 'black&white'; Reese Witherspoon, solemne en blanco y negro de Tom Ford; y Meryl Streep, muy acertada con un traje sastre.  

En la gran noche del cine, no todo fueron aciertos. Lady Gaga, Kelly Osbourne, Nicole Kidman y Chlöe Grace Moretz son algunas de las invitadas que suspenden en elegancia y estilo.