Aunque lleva el negocio del cine desde el 2006, no fue hasta su participación en la saga de 'Los Juegos del hambre' cuando Hollywood le abrió de par en par sus puertas. Tres nominaciones al Oscar (uno de ellos en su haber) la avalan, lo que, unido a su belleza y sentido del humor la convierten en una de las mujeres más buscadas del momento. Aquí tienes 10 razones por las que no podemos dejar de querer a Jennifer Lawrence: 

1. Multipremiada: un Oscar, dos Globos de Oro, dos premios del Sindicato de Actores y un Bafta son algunos de los galardones más importantes que avalan su trabajo en el cine. 

2. Su espontaneidad: puede que sea algo premeditado, pero en sus apariciones públicas siempre nos sorprende con su actitud divertida, dicharachera y sin miedo al ridículo, y nos encanta. 

3. En la piel de Katniss Everdeen: el papel de la joven luchadora del distrito 12 en la saga de 'Los juegos del hambre' le ha valido el reconocimiento del público además de haberse convertido en todo un ídolo para millones de adolescentes. 

4. Sus cambios de look: la conocimos con su adolescente melena rubia larga y enseguida vivieron un favorecedor corte pixie, un tinte negro y un estiloso long bob como el que luce en la actualidad. Y con todos nos encanta. 

5. El eterno ligue de Bradley Cooper: no han tenido nada más allá de la pantalla, pero desde que protagonizaran 'El lado bueno de las cosas' las productoras han visto el filón de esta pareja cinematográfica y han repetido con éxito la fórmula en 'La gran estafa americana' y 'Serena'.

6. Más allá de los cánones: su imagen se aleja de la extrema delgadez de otras celebrities, dice que se niega a someterse a ningún tipo de dieta y que su único secreto para sentirse bien con su cuerpo es practicar ejercicio. 

7. Tropiezos sonados: pocas estrellas son capaces de reírse de ellas mismas como lo hizo Jennifer Lawrence tras su caída en los Oscar de 2013 al ir a recoger su premio. Las redes sociales y los programas de televisión se cebaron con la actriz ante lo que ella no pudo más que participar en sketches y bromas sobre el momento. 

8. Miss Dior: desde que la firma francesa le echara el ojo,  no solo fue contratada como imagen de su icónica línea de bolsos, si no que no hay alfombra roja en la que no aparezca vestida impecable con alguno de los diseños de Raf Simons. 

9. Víctima del "celebgate": aunque criticamos de lleno el sonado "hackeo" de fotografías íntimas de Lawrence, aplaudimos que no solo haya sabido responder de forma legal a lo ocurrido, si no que no ha tenido miedo a dar a cara en los medios de comunicación. "Es mi cuerpo y debería ser mi elección. El hecho de que yo no lo elegí es algo absolutamente repugnante. No tengo nada por qué disculparme, estaba en una sana y gran relación de cuatro años", reveló de forma acertada. 

10. Simplemente, JLaw: su mirada entre inocencia y picardía, su espontaneidad y su eterna sonrisa han hecho que una legión de fans la persiga por todo el mundo, bautizándola cariñosamente como "JLaw".