La familia Grimaldi celebra el Día Nacional del principado de Mónaco con actos marcados por el protocolo y la sobriedad de sus princesas. Charlene eligió, para acudir a la tradicional misa, un original abrigo de paño azul oscuro en dos tonos, sin cuello y con cierre cruzado, que combinó con zapatos de salón negros, medias del mismo tono, guantes azules y un gran sombrero a juego, que se quitó luego para saludar junto al príncipe Alberto desde el Palacio. Carolina, por su parte, llevó un traje de chaqueta y vestido verde jaspeado, que también complementó con un gran sombrero y guantes verdes de ante. 


Estefanía, muy desmejorada de cara y con una sencilla coleta, vistió en los actos de la mañana un abrigo largo color rosa maquillaje y manoletinas. La tradicional fiesta monegasca también está causando gran expectación por la posible aparición de Carlota Casiragui en sus últimos días de embarazo y  la reaparición de Tatiana Santo Domingo tras su romántica boda con Andrea Casiraghi.