Taylor Swift escogió un look sobrio y muy cómodo para disfrutar de una tarde de compras en West Hollywood (California). La cantante se suma a la tendencia de los cuadros con esta minifalda en tonos grises combinada con un top de algodón de color negro. Taylor aporta un toque de color a su 'outfit' con el mostaza de sus 'slippers' y el burdeos de su bolso con asa corta. 

La cantante de música country salió de compras con su melena ligeramente ondulada, eyeliner negro (que potenciaba el azul de sus ojos) y labios rojos. Con 24 años ya se ha convertido en una de las figuras más importantes del estilo 'preppy'.