La actriz, que ha hecho oficial en Madrid su presentación como nueva imagen de la firma L'Oréal París, ha subrayado que, por su profesión, depende enteramente de dónde esté el mercado cinematográfico, aunque ha admitido que ahora, después de años de residencia en Los Ángeles, entiende más la ciudad.

La actriz, que ha acudido a la cita con un vestido de Dsquared de inspiración oriental que realzaba su silueta, ha asegurado que no frecuenta los gimnasios porque le aburren: "Con el gimnasio de 24 horas que tengo en casa tengo de sobra", ha dicho, en alusión a sus tres hijos.

En su opinión, su condición de mujer "trabajadora, fuerte y luchadora" es la que le ha servido para ser nombrada nueva imagen de L'Oréal, por lo que ha expresado su deseo de inspirar a mujeres que se sientan identificadas con ella. Vega ha asegurado que le "encantaría" ser madre de nuevo, una faceta suya que desconocía hasta que ha encontrado a "la persona adecuada, ideal y maravillosa" que, ha dicho, es su marido, Orson Salazar.