La mejor Top canadiense de todos los tiempos, debió de heredar su fuerte carácter y empuje vital de sus ascendentes italianos. Linda Evangelista, miembro del selecto club de tops que hicieron historia en los 90, se caracterizó siempre por su inusual capacidad para cambiar completamente de imagen, cualidad que le valió el apoyo de “El camaléon”.

Al contrario que muchas de sus compañeras, que pese a jugar y vivir de la cosmética y la moda han mantenido siempre su imagen asociada a determinados rasgos (como la inamovible melena rubia y larga de Claudia Schiffer), Linda ha mostrado más de mil caras ante las cámaras. Sus contínuos cambios de corte y color de cabello, sus diversas caracterizaciones con maquillaje y diferentes estilos de vestir la dotaban de una versatilidad que la hacía parecer una modelo distinta cada vez. Quienes han trabajado con ella, admiran su magnetismo y la consideran un "animal fotográfico".

En España, sólo la ex modelo Laura Ponte ha sido comparada con la canadiense por su capacidad para transformarse delante de la cámara

Esta característica de hecho fue la más apreciada por los diseñadores que por ello han contado siempre con Evangelista, amén de por su cuerpo de infarto y la personalidad que transmite, lo que ha permitido,a la top que  "no se levantaba de la cama por menos de10.000 dólares", retirarse y volver siempre que se le ha antojado. A sus 42 años, áun ha desfilado en 2007 para Christian Dior, en agosto de 2007 ha sido portada de Vogue y continúa siendo perejil de todas las salsas, aunque no ha logrado emular la permanenecia de larga duración de su coetánea Naomi Campbell o de la un poco más joven Kate Moss.

Fue descubierta por la agencia Elite a los 15 años tras competir en un concurso de modelos local en Canadá. Estuvo tres años haciendo pequeños trabajos antes de instalarse en Nueva York, aunque su despegue real le llegó cuando decidió trasladarse a París. Al principio no le resultó fácil, pero con mucha tesón y trabajando mucho cada uno de sus looks, logró convencer al famoso fotógrafo Peter Lindberg, quien la catapultó a la fama. Ese fotógrafo fue quien en 1988 la empujó a cortarse el pelo a lo garçon. El cambio fue tan espectacular que al principio, las agencias incluso cancelaron trabajos con ella, pero al poco, su nuevo look dio paso a una continua serie de cambios de imagen que conmocionaron el mundo de la Moda

Karl Lagerfeld en persona asegura que nunca ha conocido a una modelo tan profesional y la top Amber Valetta afirma que no conoce a ninguna otra modelo que disfrute tanto posando como Linda Evagelista.

En al acabar los noventa, la modelo practicamente se retiró, pero ha vuelto siempre que ha querido y precisamente en 2007 está viviendo un relanzamiento que la ha llevado de nuevo a ocupar portadas y desfiles.

Linda ha tenido una vida sentimental con baches. Se casó en 1987 con director de la agencia Elite, Gerald Marie. Se divorció seis años después y se emparejó entonces durante un tiempo con el actor Kyle MacLachlan -el detective deTwin Peaks.

Posteriormente  vivió un romance con el portero de fútbol francés, Fabien Barthez, con quien perdió un bebé en el sexto mes de embarazo. Después se separaron y finalmente, la top ha tenido un hijo, Agustin James Evangelista, aunque no ha revelado la identidad del padre.

Recientemente se la ha relacionado con Peter Morton, de 60 años, fundador de la cadena Hard Rock Cafe.