La carrera de esta modelo despega tras ganar el concurso internacional Elite Model Look en el año 2000. En ese año, se traslada a Milan y luego a Nueva York, donde empieza a destacar a nivel internacional. Nacida en Praga, tiene 22 años y muchos piensan que está llamada a suceder a la top model Giselle Bundchen, con quien la comparan incluso físicamente.

Ha trabajado entre otros para para Max Mara,Anna Molinari, Giorgio Armani, La Perla, La Senza, Luca Luca, Miss Sixty, Pronovias, Swarosky o Victoria“a Secret. Sobre la pasarela ha desfilado para Carolina Herrera, Emanuel Ungaro, Prada, Yves Saint Laurent y Louis Vuitton, entre otros, y en 2003 fue la modelo revelación del año protagonizando desde ese momento , trabajos de gran importancia.

Portada de Vogue y Elle, en 2006 fue la elegida por Vivienne Westwood para abrir varios de sus desfiles. Además, la marca lencera Palmers la eligió el año pasado para protagonizar una de sus campañas, campañas que también han protagonizado modelos como Cindy Crawford, Helena Christensen y Naomi Cambell.

Su físico, en efecto responde al canon estético marcado por la top de tops brasileña Giselle Bundchen. Con labios más carnosos que la carioca, pero al igual que aquélla,con nariz alargada y muy personal, ojos rasgados y magnéticos, rostro anguloso, cuerpo fibroso y muy delgado, piernas larguísimas... su parecido con Bundchen , sin embargo,puede marcar su carrera en negativo, ya que cuando una modelo se impone por lo que sea, las que recuerdan a la reina se convierten sólo en eso, en una especie de "imitaciones"  que nunca llegan a ocupar el lugar de la original y que son en cierto modo rechazadas en favor de nuevos rostros con nuevos parámetros.

Esperemos que en este caso, esto no le ocurra a Linda, una top por derecho propio que además cuenta con una elegancia natural.