Palacio de Versalles, colores pastel y deportivas, una mezcla explosiva con la que Karl Lagerfeld nos ha sorprendido en la presentación de la colección crucero 2013 para Chanel.  

Si María Antonieta hubiera vivido en 2013, hubiera paseado por los jardines de Versalles con unas zapatillas, vaqueros e infinidad de collares; desde luego, una moda mucho más cómoda que la de entonces. Así ve Karl Lagerfeld a las cortesanas de la actualidad, que eligió los jardines del palacio más emblemático de Francia para presentar su colección crucero. 

Caras empolvadas de blanco como si durante años no les hubiera dado el sol, pero con un toque de la maison: el logo de la casa dibujado en los rostros de las modelos.  

Los colores pastel, los tweed y, como no, los trikinis inundaron los exteriores de Versalles. No faltaron las chorreras, los denim ni los vestidos con volumen, sin olvidar ese punto rockero que tanto le gusta al Kaiser con las perfecto y los pantalones de cuero. 

A la cita no faltaron las fieles seguidoras y musas del diseñador, como Ines de la Fresange, la modelo Alice Dellal, con un look muy lady al que no nos tiene acostumbrados, Vanessa Paradis o Sophie Auster, entre otras.