El medio ambiente representado con materiales tecnológicos inunda las nuevas propuestas de Devota & Lomba, cuya colección primavera-verano 2008 abrió la segunda jornada de desfiles de la 46 edición de la Pasarela Cibeles

La geometría en las formas, en especial el nido de abeja gigante, y originales corsés femeninos -reconvertidos en chalecos en la propuesta para hombre-, protagonizaron un desfile al que acudieron el ministro de Cultura, César Antonio Molina, y la ministra de Administraciones Públicas, Elena Salgado, y que apostó por un regreso a lo primario desde un punto de vista moderno.

Devota & Lomba, firma habitual en la pasarela madrileña desde 1988, busca en esta ocasión destacar el cuerpo femenino con vestidos abiertos y amplios cuellos, escotes y faldas, con predominio de los tonos pastel en las prendas, que contrasta con el rojo vino de los complementos.

Gasas, sedas plastificadas y algodones se ponen al servicio de la pasión por la naturaleza más pura y por la tecnología más evolucionada, dos universos opuestos en los que incide Modesto Lomba, presidente de la Asociación de Creadores de Moda de España.

La sencillez predomina en las escasas prendas masculinas presentadas en esta colección, con destellos de originalidad en sus gabardinas y pantalones.