Natural pero refinada, así es la mujer que el diseñador Javier Larrainzar mostró en la Pasarela Cibeles para la próxima temporada primavera-verano 2008 tiene en la combinación de estampados y rayas una de sus señas de identidad.

Una elegancia, hecha de la espontaneidad del lino y del brillo del popelín -tela de algodón o de seda-, que Larrainzar enfatiza con el carácter volátil de sus vestidos y faldas.

La combinación de motivos florales con pantalones rectos, en su mayoría cortos y con estampados a rayas, destaca en las propuestas de esta temporada, mientras que, en la paleta de colores, son los tonos tierra y la gama de azules los que dominan, con alguna excepción en rojo.

Gasas, y vestidos que dejan la espalda descubierta completan la selección de prendas del creador madrileño, que en esta colección tienen como complemento estrella los bolsos diseñados por Isabel Sartorius, quien monopolizó la atención de todos los objetivos de la prensa gráfica con su presencia en el desfile.