Con la colección “Sol y Sombra”, diseñada por Jesús del Pozo, se inauguró el 17 de septiembre la cuarenta y seis edición de Pasarela Cibeles , cita madrileña con la moda en la que durante una intensa semana treinta y seis diseñadores mostrarán sus propuestas.

Numerosos espectadores y periodistas se desplazaron para contemplar el desfile a la carpa montada en el paseo de coches del parque de El Retiro, en la que se puede disfrutar de la exposición "Beauty in Vogue" que recoge las mejores fotografías de belleza que han sido publicadas en esta revista en los últimos quince años.

En el inicio de la jornada, el veterano creador madrileño Jesús del Pozo apostó por los contrastes, con unas prendas más luminosas para el día, y tardes más suaves.

Los contrastes llegan también a las formas, con pantalones tremendamente estrechos o muy anchos, sin término medio, en los que el tiro llega casi a la rodilla.
 
Del Pozo ha trabajado mucho cada una de sus piezas, con vivos, bordados de pedrería "muy españoles", según el diseñador, que apuesta también por lo monocromático y propone a la mujer vestida del mismo color de arriba a abajo, incluidos los zapatos con cordones y grandes plataformas.

Naranja, rojo, gris, crudo, negro y rosa- también color del perro que acompañó a una de las modelos- en una de las colecciones más jóvenes de Del Pozo que ha dado también gran protagonismo a las transparencias, con juegos más suaves y disimulados de día que se exageran para la noche.

"Sol y sombra" es un paso más "en una evolución normal y lógica, en la que he querido seguir vistiendo a una mujer refinada, suave, no sofisticada", comentó el creador madrileño, en cuya colección no han faltado toques de punto en grandes, largos pero muy ligeros abrigos y chalecos.