El blanco y el color se contraponen en las nuevas creaciones de Locking Shocking, el dúo de jóvenes diseñadores que desarrolló hoy en Cibeles una original puesta en escena para presentar “Mirror”, su colección de primavera-verano 2008, donde ha prestado especial atención al tratamiento de los tejidos.

Ana González y Óscar Benito, la fusión creativa que alumbra a la firma Locking Shocking, plantearon una doble realidad estilística, con parejas de modelos que mostraron durante todo el desfile dos versiones de la misma prenda, una en blanco y otra en colores ácidos.

"Mirror" es una metáfora de los recuerdos, de algo visto en un espejo, con una primera línea inspirada en el norte de África, en Lawrence de Arabia y los safaris, construida a base de estructuras de tipo militar y sedas naturales con estampados de camuflaje revisado.

Los vestidos cortos aplastan el pecho y dan protagonismo a cintura y cadera, donde sitúan los volúmenes con innovadores pliegues drapeados y retorcidos.

Para la noche, vestidos de gasa de sedas muy largos para ellas y vaporosas túnicas para el hombre, que viste de día camisas de corte clásico y exageradas proporciones.

Destacan en la colección la seda con efecto papel en las prendas en blanco y camisas masculinas en popelin plastificado, lo que demuestra la atención especial que el dúo ha prestado al tratamiento de los tejidos en una colección más urbana y de uso más común.