En un abrupto cambio de tercio,pasamos del desfile de cierre de la mañana de David Delfin, con un toque oscuro, casi siniestro, rodeado de cadenas y con modelos ojerosas, a la alegría, la luz y el arte andaluces de Victorio y Lucchino. Se trata de una estudiada estrategia de los organizadores de la pasarela, que juegan así acertadamente a contrastar y ofrecernos espectáculo.Introducir al siempre polémico Delfin a mitad de la semana-por si el ánimo estuviera decayendo o los medios no estuvieran pretando la atención necesaria,es siempre carta segura. Romper el regustillo extraño que éste nos deja con la genialidad de Victorio y Lucchino, tampoco puede fallar.

La mezcla de elaboración artesanal y cortes novedosos y la frescura en colores y tejidos definen "Summertime", la extensa colección de verano del dúo de diseñadores sevillanos Victorio&Lucchino, que presentaron parte de sus nuevas propuestas en un desfile que supuso el ecuador de la semana de la moda madrileña.

Aunque es algo nada habitual en ellos, Victorio&Lucchino han buscado para su colección un nombre en inglés, haciendo así "un guiño irónico" al tiempo de verano. Con una clara inspiración en los años cincuenta, las líneas enfatizan la cintura -rodeadas de lazos de grandes dimensiones-, dando gran protagonismo a los volúmenes en las faldas, enriquecidas con cancanes y tules.

Predominio del negro que se va iluminando con una paleta de suaves azules, grisáceos, rosas empolvados, beige y, al final, amarillos y naranjas. En los tejidos, los sevillanos recuperan la rafia, como en uno de sus vestidos, enriquecido con vainicas, la organza y las plumas, en este caso de gallina guineana, a las que conceden gran protagonismo, creando incluso un vestido entero de ellas que es "la prenda estrella de la colección".

Se trata de una colección muy artesanal y elaborada -uno de sus vestidos lleva 350 metros de vainica-, de la que sólo han presentado en Cibeles lo más llamativo.

"’Summertime’ está compuesta por trescientas prendas y, como en el desfile tenemos que sintetizar, hemos dejado la línea más urbana y deportiva", comentaron los diseñadores sevillanos.

El hombre de Victorio&Lucchino cuenta con una gama de prendas informales, de trajes y de esmoquin en tonos luminosos poco habituales y cuya frescura reside en la combinación de tejidos y colores, acompañados de cinturones minimalistas.

José Victor y José Luis, que bajo el nombre de Victorio&Lucchino comercializan 39 líneas diferentes, entran también en la moda de baño con una colección que presentarán en los próximos días y de la que ofrecieron un pequeño avance en Cibeles.